domingo, 13 de marzo de 2016

Corría el año 525 a.C..


Resultado de imagen de Dario el grande

Y llegó él.. su nombre era Darío y se auto tituló rey de reyes.


Resultado de imagen de batalla de pelusio



Los ejércitos de contendientes se preparaban para la guerra, cuando murió Amasis. Su hijo Psamético III le sucedió, desgraciadamente por poco tiempo. En este mismo año atacaron los persas y tuvo lugar la batalla decisiva cerca de Pelusio, una ciudad situada al nordeste del delta del Nilo. Durante el asedio de la ciudad el rey persa recurrió a una curiosa estratagema: catapultó hacia la ciudad a numerosos gatos, animales sagrados para los pelusios, adoradores de la diosa Bastet, lo que decidió su rendición. La batalla entre los dos ejércitos fue una carnicería y los egipcios sufrieron numerosas bajas. El faraón se retiró hacia la capital, Menfis, pero Cambises le siguió y cercó la ciudad, tomándola finalmente.

Resultado de imagen de Dario el grande

Durante su vuelta a Persia en el año 522 Cambises murió sin hijos y, tras oscuras maniobras por ocupar el poder mal conocidas, éste cayó en manos de un noble que había estado al servicio directo de Cambises y que pretendía estar emparentado con el legendario Aquemenes. Su nombre era Darío.


Tras tomar el poder sometió varias rebeliones en su territorio e inició las actividad es que le llevaron a ser conocido como Darío el Grande. Reforzó al imperio y extendió susfronteras. Se ocupó sobre todo en política interior. Introdujo la primera moneda persa, el dárico en oro y el siclo
en plata. Como manifestación de su poder mando construir edificiosmagníficos en Susa y en Persépolis, ésta convertida en su capital. Mejoró las comunicaciones.
Resultado de imagen de Dario el grande


Expandió el imperio hacia el norte combatiendo a los escitas que vivían junto al Mar Caspio, y por el este llegó hasta el río Indo. Vuelto a Persia, decidió en el año 513 dirigirse contra Europa con un ejército de 150.000 hombres y reunió una armada de 600 naves dirigidas por súbditos de origen griego. Con estas naves, puestas de lado juntas, formó un puente flotante para cruzar el estrecho del Bósforo. Una vez cruzado entraron en Tracia, donde sus habitantes acogieron el dominio de los persas sin resistencia; Macedonia también cayó bajo su control; desde aquí viraron al norte cruzando el río Danubio en la zona de la Rumanía actual para combatir a los escitas. Pero éstos, al conocer su inferioridad y aprovechando su ancestral movilidad sobre el terreno, utilizaron el sistema de tierra quemada, con lo que el ejército persa se vio privado de suministros sobre el terreno, lo que obligó a Darío a dar marcha atrás y regresar a casa, atravesando de nuevo el puente flotante sobre el Bósforo. Dejó un cuerpo de ejército en Tracia al mando del general Megabazus.

Resultado de imagen de Dario el grande


Pero la guerra sólo había quedado aplazada. En el año 486 murió Darío, su hijo Jerjes tomó el poder, y su mayor deseo era hacer pagar a los griegos la derrota de Maratón. La preparación de la guerra fue cuidadosa. Organizó una flota de 1200 naves de guerra. Su 
ejército era ahora de 100.000 hombres, formado de medos, persas y oriundos de la estepa, lidios, egipcios, asirios, árabes y babilonios. Y las naves eran dirigidas por fenicios.Antes de iniciar las hostilidades pidió sumisión a las ciudades griegas, pero Atenas y Esparta se negaron. Y entonces el ejército volvió a cruzar el mar por otro puente flotante, esta
vez por el Helesponto. 



El primer encuentro tuvo lugar en el paso de las Termópilas, tan estrecho que sólo un carro podía atravesarlo a un tiempo. Y con gran heroísmo fue defendido por Leónidas y sus 300 espartanos. Durante varios días defendieron el paso mientras Atenas se preparaba; sólo la información dada por un traidor permitió a los persas encontrar un paso para atravesar la montaña y atacar a los espartanos por detrás. Mientras la flota invasora circunvalaba la isla de Eubea y se dirigía hacia Atenas. Muchos atenienses habían huido ya cuando los persas invadieron la ciudad provocando gran destrucción, más por su valor simbólico que por el estratégico. Sin embargo, poco después, los griegos,dirigidos por el gran estratega Temístocles, consiguieron una señalada victoria naval junto a la isla de Salamina. Entonces, ante la gran pérdida de navíos, Jerjes decidió volver a Sardis en Anatolia, dejando al general Mardonios con 10.000 hombres, que se agruparon en Tesalia.

Resultado de imagen de Dario el grande

Este general intentó apaciguar sus relaciones con Atenas, pero los ateniensesrechazaron la oferta. En el año 479 a. C. los atenienses junto con Esparta y otros aliadospresentaron batalla en Platea, en los confines de la Ática, alcanzando una completa victoriasobre los persas. Fue la gran batalla terrestre y la última que llevaron a cabo los persas enEuropa. La amenaza del este había terminado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada