.

.

jueves, 28 de noviembre de 2013

El asalto al Monasterio de Lindisfarme

!!! De la furia de los hombres del norte líbranos señor...¡¡¡ 8 de Junio de 793 d.c, una horda de hombres salvajes destruyeron la Iglesia de Dios en Lindisfarne, una silueta se percibe en el horizonte, en su vela Ondea la figura de un cuervo, lenta pero inexorablemente se acerca hacia su presa. la isla donde se encontraba el pequeño monasterio de Lindisfarme,  los habitantes de la pequeña villa no se podían ni siquiera imaginar que en pocos minutos se desataría un infierno en sus tranquilas vidas, al poco la nave toca tierra y unos fieros hombres barbudos saltan del interior de unas extrañas naves empuñando sus armas saltan sobre ellos como si estuvieran poseídos por el diablo, el miedo se apodera de las gentes y estos raros hombres pasan a cuchillo a todo aquel se ponía por delante. El siguiente objetivo era el monasterio el cual también fue pasado a cuchillo como dicen las crónicas Anglo-Sajonas:


En este feroz año, maldiciones funestas cayeron sobre la tierra de Northumbria. Hubieron tremendos vendavales, rayos y tempestades, y feroces dragones fueron vistos en el cielo. Estas señales fueron seguidas de una gran hambruna, y el 8 de Junio una horda de hombres salvajes destruyeron la Iglesia de Dios en Lindisfarne

Alcuin, un monje de aquella época, nos relata lo siguiente:

Nunca antes tal terror había aparecido en Britania como el que ahora sufrimos de esta raza pagana... Los paganos derramaron la sangre de santos en el altar, y profanaron su cuerpo en el templo de Dios, como estiércol en las calles. 
Este ataque al Monasterio de Lindisfarme se puede considerar como el arranque de la era Vikinga y de sus famosos y temidos saqueos.


Pero realmente quienes era estos hombres que se hacían llamar así mismos Vikingos al que se podría traducir por ( ir de expedición ). Étnicamente son parientes de los pueblos Germanos, tanto su lengua como su religión. Los primeros monjes cristianos asociaron a estos pueblos como descendientes del mismísimo noé. El mar se convirtió en su principal modo de vida y de comunicación entre la diferentes tribus Escandinavas, debido a la difícil orografía de la que disponía, junto con un clima muy duro.


Como vemos los Vikingos eran de sobra conocidos incluso se les nombra en época Romana, conocidos sobre todo por aquellas magníficas embarcaciones arqueadas tanto en proa como en popa y de muy bajo caldo, dedicándose al comercio principalmente.


los Germanos los conocían como, los hombres del Fresno, los Francos Normandos, Hombres del Norte, los Ingleses les conocía como Daneses o paganos, los Irlandeses como Los habitantes de los 100 lagos, los musulmanes occidentales les llamaban Majus, barbaros o infieles, en cambio los musulmanes orientales le conocían como, los hombres del mar del báltico, los Eslavos les llamaban Rus, Remeros, posteriormente ese nombre daría sentido a una nación que hoy conocemos como Rusia, pero ellos eran Vikingos de esa manera se querían hacer llamar.

Durante los siglos V y VI los Vinkingos vivían una etapa de felicidad, donde se enseñaban los caracteres Rúnicos y se vive en paz, pero la sobre población comenzaba hacer meya en los limitados recursos, realmente empezaba a ser un problema serio, por ese motivo en el siglo VIII toman la decisión de salir a explorar y saquear, hay que salir de sus fronteras en busca de recursos para mantener a toda esa gente.


El gran valor para realizar estos viajes fueron sus barcos los famosos Drakkars o ( Langskip que se podría traducir por Dragón )Eran unas embarcaciones largas, estrechas y de muy poco calado, con remos en la practica totalidad del casco, posteriormente se le añadiría un mástil con una vela rectangular para ayudar el trabajo con los remos, este era su principal motor de impulsión en las batallas.

La gran mayoria de los Drakkars estaban construidos sin utilizar cuadernas, utilizando el casco trincado, superponiendo una madera tras otra para tapar las juntas de unión, y utilizaban musgo a forma de brea, era tan liviano el barco que se podía cargar y de esta manera transportarlo a cualquier rio en el que poder navegar lo que les otorgaba una gran movilidad.


Los Vikingos tienen multitud de leyendas y mitos recogidos en las Sagas en un principio su origen era oral pero pasaron a ser escritas eso si todas son anónimas, eran hombres fuertes, llevados por un gran fanatismo religioso y con un cariz claramente pesimista, en el que nadie podía sobre vivir, el final era el de resistir el empuje de los gigantes hasta el mismo día del Ragnarok ( juicio Final o las ultimas palabras ).


El panteón Vikingo esta presidido por Odín el padre de todos los dioses, con un solo ojo ya que el otro lo dio a cambio de beber en el pozo de la sabiduría y gracias a sus dos cuervos lo dominaba todo pues eran sus ojos y oídos trayéndoles nuevas cada día del mundo de los hombres, no necesitaba comer pero si ofrecía viandas a sus siervos, también tenía dos lobos muy queridos a sus pies. Odín tenía un hijo Thor el dios del trueno al que se le tenía prohibido vivir en Asgard por que a cada paso que daba en la ciudad era tan poderoso que temían que destruyese la ciudad, por eso vivía en un palacio cercano. Thor poseía su martillo ( Mjolnir ) que lo lanzaba y retornaba a su mano en el que tenía un guante mágico que le permitía recogerlo y al que solo el podía levantar, también poseía su cinturón de poder que al ceñírselo su poder aumentaba por momentos. Había otros dioses como Freyr montado a lomos de su jabalí de oro, muy querido por los Vikingos dios de la lluvia del sol naciente y la fertilidad, su casa estaba en Asgard y se llamaba Alfheim y poseía la espada de la victoria ( capaz de luchar sola por los aires ). Luego estaba Tyr el dios de la guerra, con una sola mano, a el se encomendaba los guerreros Vikingos antes de entra en batalla con su nombre grabado en sus espadas.

Balder era el segundo hijo de Odín, se dice que poseía la mejor nave jamás construida llamada Hringhorni, estaba llamado a suceder a su padre después del Ragnarok.

Por que al principio reinaba el caos, pero en medio de ese caos apareció una grieta y de ella surgieron dos reinos, uno lleno de hielos y una oscuridad absoluta y el otro lleno de luminosidad guardando en su interior a un gigante empuñando su espada de fuego mientras este gigante lanzaba llamaradas al reino de hielo. Y de cada llamarada salió un nuevo mundo siendo en total 9.

Mientras entre las ramas de un gran fresno universal mantiene unidos los diferentes mundos, y de su raíz emana el pozo de la sabiduría protegido por Mímir. Justo en el centro de las raíces se encuentra Niohoggr una serpiente con sus crías tratando de corroer las raíces para provocar el Ragnarok y así la caída de los dioses. En otra de las raíces se encuentra el reino de Asgard donde residían los dioses y en donde se encontraba el trono imperial, también estaba el Valhalla ( salón de los muertos ) donde los guerreros mas valientes muertos en batalla eran recogidos por las Valquirias preparándose para ayudar a Odín en el Ragnarok. Mientras esperaban en la gran sala cuyo techo lleno de escudos dorados.


En la lucha final los todos los dioses se enfrentaran a las fuerzas del mal, gigantes encabezados por Loki. Heimdell el guardián del puente del arco Iris ( Bifrost ) se decía que poseía una percepción extraordinaria que llegaba incluso a oír crecer la hierba, con su cuerno llamado Gjallarhorn anunciando el combate de los gigantes contra los dioses.

El primer ataque reconocido a nivel Europeo se puede considerar el ataque a Lindisfarme en el 793, hay que entender que estos monasterios estaban repletos de oro y plata llegando a acumular grandes posesiones lo que les daba grandes beneficios, y por otra parte no estaban protegidos con lo que se convertían en un objetivo fácil para el saqueo. Poco a poco los Monasterios fueron desapareciendo del interés de los Vikingos que deseaban mas riquezas y en el 799 empezaron a mirar zonas mas alejadas de las utilizadas normalmente, de esa manera llegaron por primera vez a la costa Francesa, El mismísimo Carlo Magno se vio forzado a fletar una armada con la intención de parar los saqueos constantes de los Vikingos, la ribera del Loira fue una de las zonas más castigadas, estableciendo un asentamiento en una isla junto a la desembocadura del mismo, convirtiéndose en base para sus incursiones, posteriormente se les cedió una porción de tierra en Francia para que se asentaran y cesaran los ataques Normandía (Tierra de Normandos ).

El ímpetu de los guerreros vikingos era temidos por todos fanáticos tanto en sus creencias como en la manera de entender la lucha no daban cuartel al enemigo, las armas que utilizaban era principalmente un casco cónico con alguna protección nasal, cota de maya ( los más pudientes ), o chaqueta de piel los que más, siempre acompañados de sus armas, preparadas en todo momento para la lucha. Las hachas de guerra de más de metro y medio llevadas con una gran destreza en combate, la espada de doble filo consagrada a su dios de la guerra Tyr, unos arcos que según nos cuenta la leyenda estaban cordados con pelo de mujer que decían que era lo mejor para disparar las flechas, también lanzaban jabalinas, saetas piedras todo lo que se les pusiera a su alcance, famosas eran también sus escudos llegando a formar verdaderas murallas avanzando sin que nada les pudiera detener mientras por atrás otros lanzaban jabalinas causando un gran daño al enemigo, morir en combate era un honor y nada parecía poder detenerlos.



También podemos encontrar entre los Vikingos los temidos Berserkrs también llamados ( Ulfhednar ) unos hombres que se creían tocados por el mismísimo Odin, cuenta la leyenda que momentos antes de la batalla entraban en una especie de trance que los volvía locos y que su fuerza aumentaba considerablemente, que las estocadas de los enemigos no les infligía ningún daño, incluso sus propios compañeros los temían por que en el fragor de la batalla no eran capaces de saber quien era amigo o enemigo. Lo cierto es que esta actitud tan violenta de los Berserkrs fuera provocada por el consumo de algún tipo de droga, como el sacado del ingesta de un hongo como la Amanita Muscaria. Una curiosidad mas es que luchaban prácticamente desnudos solo llevando alguna que otra piel de lobo por encima por eso estos nombres Berserker Berr ( desnudo o Oso ) Serkr ( una prenda de vestir similar a una camisa ) o Ulfhednar ( que se podría traducir por piel de lobo ).

En el poema de Hrafnsmál ( la canción del cuervo ) los define así:


Hablaré de los Berserks, los catadores de sangre.
Aquellos héroes intrépidos, ¿ como trataban a lo que vadean la batalla ?
Piel de lobo les llaman.
Portan escudos sangrientos.
De puntas rojas sus lanzas cuando marchan.
Forman un grupo cerrado, apretando filas.
El príncipe, en su sabiduría, confía en ellos.
En los que cortan los escudos enemigos.

Poco a poco los Vikingos continuaban avanzando en su exploración de nuevas tierras en las que poder saquear, después de arrasar el norte de Francia y las Islas Británicas se fijaron en Irlanda aquella isla Verde en la que ni los Romanos pudieron llegar, tras conseguir dominar la isla se fundó Dublín, posteriormente partieron dirección Islandia donde se llegaron a sentar una población de 20.000 Vikingos. En el 982 un reyezuelo local estando en total desacuerdo con las normas que estaban impuestas en Islandia decide fletar unos cuantos barcos y toma dirección hacia lo que luego se llamaría Groenlandia este intrépido Vikingo se llamaba Erik el Rojo donde se asentó con sus hombres y diez años mas tarde su hijo llegaría a la península de Labrador y a Terra Nova.


Leif Eriksson, hijo de Erik el Rojo viendo de los pocos recursos de los que disponía en Groenlandia decidió embarcar en busca de una situación mejor, la suerte le acompaño, tras recibir noticias de un mercader que decía haber descubierto tierra al oeste. Los primeros viajes fuero muy positivos se descubrió una tierra con un clima mucho mas benigno y una gran cantidad de recursos naturales, por eso bautizaron esas tierras como Vinland ( Tierra de Viñas ), También descubrió Markland ( la costa de Labrador )en la que pronto se vio la conveniencia de asentar una base estable ( Leibundir ), ya que costaba mucho llegar en un viaje no menos de tres semanas y solo en tiempo de Verano.

( como vemos los Vikingos llegaron a América mucho antes que Cristóbal Colón en el 992, incluso antes que el famoso almirante Chino Zeng-He, lo que sucedió es que no dejaron muestras claras de su paso por el nuevo mundo), incluso llegaron a enfrentarse con los Amerindios, a los que les llamaron hombres feos y con los que nunca pudieron mantener ningún tipo de comercio, lo que provocaría que poco a poco se perdiera el interés por aquellas tierras, dada la gran hostilidad de los indios.

Los Veregos ( Vikingos Suecos ) se desplazaron en el siglo IX dirección al sur y al este, en lo que hoy conocemos como Rusia y Ucrania, comerciando y haciendo alguna que otra incursión pirata. Los Vikingos que se asentaron en Kief mediante la navegación de los ríos intentaron el saqueo de la ciudad de Constantinopla, pero fracasaron, tras estos ataques los emperadores los contrataron como guardia personal que se conoció como la Guardia Verega, hombres de total confianza para los emperadores Bizantinos.

Pero anteriormente durante el 840 numerosos Drakkars bordearon las costas Atlánticas de la Península Española, incursionando en La torre de Hércules que al ver sus grandes dimensiones albergaría grandes riquezas, el rey Ramiro I reaccionó rápido al enterrase del ataque y preparó su ejercito para hacerles frente, consiguiendo derrotarlos y recuperar parte del botín robado, también consiguió hundir un buen número de naves Vikingas entre 60 o 70, algo que no preocupó demasiado a los Hombres del norte ya que continuaron con sus saqueos en Lisboa.


Otra expedición se produjo en el 844 en tierras Hispanas una horda de Vikingos arrasaron la ciudad de Gijón, atacando nuevamente la ciudad de Lisboa. Poco después tomaron la ciudad de Cádiz y consiguieron subir con sus Barcos por el curso del rio Guadalquivir llegando a las puertas de la ciudad de Sevilla que durante 7 días fue saqueada, destruyendo la mezquita y hicieron numerosos prisioneros. ( la ciudad de Sevilla fue fácilmente conquistada por que no tenía ninguna defensa preparada por que nadie se podía imaginar que fuera atacada ).


El cronista Árabe Ibrahim ibn Ya´qud escribe:


En el año 844 unos paganos, atacaron la ciudad de Sevilla, la saquearon y asolaron incendiando y matando.


Abd Rahman II ( Abderraman II ), viendo lo sucedido en Sevilla mandó llamar a sus tropas que se encontraban en el norte luchando contra los cristianos y se enfrento contra ellos consiguiendo rechazarlos, los pocos que se rindieron terminaron recibiendo el castigo impuesto a la piratería ahorcados. Este ataque Vikingo fue la chispa que provocó que el emir Andalusi tomara las medidas en prepara una flota capaz de vigilar las costas ante las incursiones de estos terribles demonios, también reforzó las defensas en tierra firme, y como gran dirigente que era Abd Rahman II intentó hacer tratados con ellos para tenerlos como aliados, por eso en el 845 envió un embajador llamado Al-Gazal para intermediar con los jefes Vikingos.


Tanto era el poder naval que tenían los Vikingos que llegaron a corta las comunicaciones con el resto de Europa durante el reinado de Alfonso III, mientras continuaban con sus incursiones en Galicia Alfonso III no tubo mas remedio que levantar fortificaciones en las costas para intentar frenas el hostigamiento al que estaban sometidos.


En el año 858 los Vikingos subieron por el Ebro desde Tortosa llegando al reino de Navarra, detrás de si dejaron la ciudades de Zaragoza y Tudela y utilizando varios afluentes llegaron hasta Pamplona la que también saquearon llegando a raptar al rey García I con la intención de pedir rescate, una expedición muy similar ataco Orihula desde el Segura.



Como podemos ver la tenacidad de estos hombres era tremenda parecía que nada les podía detener eran capaces de moverse por prácticamente cualquier sitio, si, ya le habían frenado en algunas ocasiones ,pero no parecía suficiente para frenar su avance. Nuevamente se reforzaron las fortalezas incluso se amplió el puerto de Sevilla aumentando la flota de vigilancia costera, también se construyeron fortalezas en las desembocaduras de los ríos llamadas Ribat.

Los vikingos eran hombres que se vieron obligados a vivir de una manera en la que se vieron forzados a utilizar las armas para poder sobrevivir ya que donde vivían no tenían los recursos suficientes para todos,y de aquellas primeras pequeñas primeras expediciones, llegaron a asolar al continente Europeo, principalmente, durante mas de tres siglos consiguieron el control de importantes territorios, o como un Vikingo llamado Harald el despiadado , que murió en combate en la Batalla de Stamford en el año 1066 cuando a golpe de espada pidió que se le fuera entregado el trono de Inglaterra, es a partir de este momento donde podríamos considerar que la relevancia de los Vikingos poco a poco fue disminuyendo, si bien aún mantenían cierta influencia, la a culturización y conversión de muchos Vikingos asentados en territorios conquistados mediante la cristianización en Escandinavia fue debilitando poco a poco su influencia y tras sufrir derrotas de varios estados como eran Francia pudiendo de esta manera asegurar sus costas de los ataques de los vikingos, su puso el paulatino final de su actividad de saqueos.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Francisco de Orellana, el héroe que cayó a manos de los indios


Orellana, como Cortés, Pizarro, Gaspar de Carvajal, García de Paredes y otros ilustres extremeños que dieron tanta grandeza a España, nació en Trujillo –cuna de “grandes” donde los haya–, predestinado a cabalgar a lomos de una de esas grandes olas con las que la historia se reivindica. Se podría decir que la gesta del “descubrimiento” había sido hecha a su medida,esto es, a la medida de gente soñadora.

En algún momento temprano del siglo XVI y con la perspectiva de un presente sin posibles, un horizonte sin expectativas y un tiempo sin mas esperanza que el monótono discurrir del lento paso de los días, este hidalgo de aspecto rudo tomó la determinación de quebrar la desesperante sensación del tiempo detenido y dio un paso al frente para conjurar un destino de incertidumbre. No tenía todavía dieciséis años cuando se encontró en la bocana de Sanlúcar de Barrameda y navegando hacia el oeste siguiendo la estela de otros grandes exploradores.

De innata valentía y fuerte en las apuestas que requerían gente de talla, no dudó en alistarse a las órdenes de Pizarro en la conquista del vasto imperio Inca. Sus quebraderos de cabeza le traería esta decisión al tiempo que jugosos dividendos, ya que su inveterada inclinación por el saqueo a las poblaciones indígenas lo convirtió en un hombre de inmensa fortuna.

Por aquel entonces los partidarios de Diego de Almagro y los de Pizarro andaban a la greña por una fruslería tal que era el control del inmenso virreinato y por ende, de todas sus riquezas y explotación de encomiendas. Entretanto, los indígenas, atónitos, imploraban a Viracocha –el supremo Dios viento de los mares– una intervención salvadora. Los españoles lo estaban arrasando todo y, no contentos con ello, se habían enzarzado en una cruenta guerra civil en paralelo a los acontecimientos ya reseñados.

Una venganza natural

Allá por 1541, se puso a la faena junto con el primo hermano de Francisco Pizarro,Gonzalo, a buscar el País de la Canela y El Dorado, ni más ni menos. Con “algo” de retraso (dos semanas tardó en acudir a la cita previamente acordada con los expedicionarios) y, tras enormes calamidades, consiguió el rezagado dar alcance a su paisano finalmente en el valle de Zumaco. Cruzando los Andes se había dejado la mitad de hombres y pertrechos y su legendaria osadía había ganado enteros. Mas las secuelas psicológicas de una andadura tan extrema no habían sido en balde. La inhóspita naturaleza local ya le había susurrado lo que seria el anticipo del fatal desenlace que le sobrevendría después.

El 26 de diciembre, Orellana, ante la acuciante falta de alimentos (se le moría de hambre el personal), toma la decisión de ir río abajo con cincuenta y siete hombres elegidos en búsqueda de alimentos para aprovisionar a la tropa de Pizarro. Nunca más volvería a verlo. Como si de una verdad revelada se tratara, lentamente el oscuro río comenzaba a tragarse a los expedicionarios.

Puntualmente, el sonido de una lluvia de flechas rasgaba la rutina y había que volver a la macabra contabilidad de restar algunos expedicionariosCabe destacar la imaginación y recursos desplegados para la construcción de la nave que los acompañaría durante el resto del viaje, el bergantín Victoria, un prodigio de ingenio náutico. Fueron usados prolijamente todos los metales susceptibles de ser fundidos -armaduras, estribos, etc.- para transformarlos en clavos y todo tipo de ferretería ad hoc.

Para cuando se había tomado la decisión de navegar el río Coca y el Napo a favor de corriente, aproximadamente ciento cuarenta de los doscientos veinte españoles que iniciaron la aventura en Iquitos ya habían cruzado el umbral de la vida. Idéntica suerte habían corrido mas de tres mil indios que les servían de apoyatura. La “transición”, les visitó antes de lo previsto. Un alto precio.

Aquellas gentes pensaban que la belleza era una prolongación de sus ojos, pero era una belleza cruel y muda ante sus expectativas de supervivencia. El omnipresente y turbador silencio y una humedad mas voraz que cualquier alimaña los tenia sumidos en un letargo muy contraproducente para la alerta que requería tan magna expedición. Puntualmente desde la espesura, el sonido de una lluvia de flechas rasgaba la rutina y había que volver a la macabra contabilidad de restar algunos expedicionarios.

Un cronista de excepción

Este grupo, a la postre, pudo pasar a la posteridad gracias a los relatos del fraileGaspar de Carvajal, cronista de excepción, gracias al cual se conocen relevantes temas etnográficos, geográficos y detalles de lo cotidiano que ilustran magníficamente el estado de la tropa y sus contratiempos a la par que su cada vez mas deteriorada moral durante su errática singladura hasta la desembocadura del Amazonas.

El fraile se esmeraba en mantener la fe en un estado aceptable pero aquella cohorte de atípicos parroquianos se estaba dando de baja. Hacía ya cerca de ocho meses desde su partida en búsqueda de vituallas y condumio y las esforzadas plegarias elevadas al altísimo no solo no habían conseguido mitigar la hambruna sino que habían diezmado la tropa hasta limites intolerables. El fraile se esmeraba en mantener la fe en un estado aceptable pero aquella cohorte de atípicos parroquianos se estaba dando de baja –literalmente– a un ritmo tan vertiginoso que, cuando menos, a los restantes supervivientes les hacia cuestionarse la eficacia de sus estériles rezos. Además, para corregir cualquier desviación, duda o desmayo doctrinal, siempre estaba el aplicado y largo brazo de la Inquisición con sus expeditivas soluciones.

En octubre de 1542 asomaba la proa de la nave al Atlántico después de recorrer 4.800 km. fluviales y mas de 2.200 a pie. Entretanto, Pizarro, con solo ochenta hombres, había vuelto a Quito algo contrariado.

De retorno a España y al llegar a Portugal, el rey luso lo trató con deferencias inusuales y le ofreció amplia financiación para un proyecto a priori incontestable. No hay que olvidar que la escuela de cartógrafos de Chagres era en aquel momento probablemente la mas informada del mundo conocido y sus medios técnicos solo eran comparables a los que manejaban sus pares chinos de la época. Esto venia a significar que se le ofrecían conocimientos muy avanzados de navegación y astronomia que los portugueses llevavan manejando un siglo ya al menos. Pero la fidelidad a su monarca prevaleció y el tratado de Tordesillas con sus balbuceos y demarcaciones discutibles pesó mas en el adelantado que las firmes y serias propuestas del rey vecino.

Una vez en tierra española, Orellana fue a Valladolid a ver al monarca. Tras nueve meses de arduas negociaciones y no sin antes bregar con una denuncia por traición promovida por Pizarro, de la que fue absuelto, el rey le concedió las capitulaciones de lo que sería dado en llamar la Nueva Andalucía. Tras buscar incesantemente financiación para su segunda campaña, su incondicional tío Cosmo de Chaves tiró de patrimonio dándole aliento para afrontar con solvencia su segundo asalto a un sueño esquivo, de tal manera que el obstinado Orellana volvió a la carga.

Entregó su vida y personal apuesta, sucumbiendo a manos de una horda de indios locales. Después de contratar en Cádiz una tripulación un tanto heterogénea y poco marinera, los alguaciles vinieron en descubrir que la mayoría no eran castellanos sino gente poco recomendable entre la que había algunos genoveses y pisanos, algo inaceptable habida cuenta de que estos últimos eran propensos a las ofertas del mejor postor y por lo tanto de poco fiar. Después de algunas incidencias sobrevenidas, el conquistador tuvo que esconderse fingiendo ser parte de la carga, en las bodegas de uno de los barcos que embocarían de nuevo Sanlúcar. Afortunadamente, sería el único de los cuatro que partieron que llegaría a su destino.

En 1546 y tras forzar sus cartas, Orellana, exhausto y sobrepasados sus limites, entregó su vida y personal apuesta, sucumbiendo hasta el último hombre en un lugar sin determinar del delta del Amazonas a manos de una horda de indios locales. Los sueños tenían un precio.

martes, 19 de noviembre de 2013

El mito de Breogán



Del mito a la genética


Científicos genéticos de Oxford han ratificado con un estudio más amplio la sorprendente revelación de 2006 según la cual el ADN mayoritario de los pobladores de las Islas Británicas procede de tribus navegantes del norte y noroeste de la península Ibérica. Estos datos aportan verosimilitud científica al mito de Breogán, que sostiene que Irlanda fue colonizada por la estirpe del caudillo precéltico fundador de la legendaria Brigantia, origen mitológico de A Coruña. La revelación genética y la conexión de los mitos de Breogán y Saint Brendan aporta nuevos elementos a la teoría apuntada por arqueólogos de quepueblos gallegos precélticos pudieron tener relación con América antes que los vikingos.

Los reyes de Inglaterra fueron coronados desde 1296 hasta 1996 en un trono de Westminster bajo el que se guardaba con celo religioso la llamada Piedra del Destino -devuelta hace una década al castillo de Edimburgo, donde eran proclamados los monarcas escoceses hasta el siglo XIII sobre la misma piedra-, que la leyenda identifica con la piedra bíblica que sirvió de almohada a Jacob. Habría sido llevada a las Islas Británicas -añade también la misma leyenda- tras ser robada por el rey escocés Gathol nueve siglos antes del nacimiento de Cristo en la ciudad de Brigantia. Tanto la piedra mágica como la colonización de Irlanda por la estirpe del caudillo gallego Breogán son arcaicos mitos irlandeses recuperados por el romanticismo decimonónico de Pondal y Murguía para insuflar identidad al entonces naciente concepto de nación gallega con raíces supuestamente ancladas en la noche de los tiempos. Eran tan solo mitos hasta hace apenas una semana, cuando un asombroso informe genético elaborado en Oxford reveló que el ADN mayoritario de los actuales habitantes de las Islas Británicas procede de pueblos navegantes del norte de la península Ibérica.El mito de Breogán, al que ahora el informe de Oxford aporta luz científica, fue retomado en el XIX por el bardo Pondal del Leabhar Gahbala o libro de las invasiones de Irlanda, escrito en el siglo XI y conservado en el Trinity College de Dublín.

"Pero al igual que ocurre con la Ilíada de Homero, que recoge tradiciones orales mucho más antiguas, el Leabhar Gahbala nos indicaba ya que los primitivos pobladores de Irlanda procedían del norte de la península Ibérica", sostiene el erudito coruñés Felipe Senén. "La arqueología y la cultura megalítica -los dólmenes comunes que se remontan hasta tres o cuatro mil años antes de Cristo y otros monumentos similares en las formas, la filosofía y la orientación astral: nuestros castros, que los británicos llaman hill forts- apuntan sin duda a la existencia de fluidas relaciones marítimas entre estos pueblos en la era megalítica que siguieron ahí posteriormente con los celtas y los romanos. Esto siempre se conoció, la novedad es que ahora es refrendado por la ciencia genética".

Primitivos navegantes megalíticos, fenicios, celtas, romanos y vikingos, franceses e ingleses frecuentaron un camino marítimo que comunicó el antiguo mundo de Oriente y el Mediterráneo con el norte de Europa y las Islas Británicas; un camino cuyo nudo fue desde la remota antigüedad el faro de Hércules y la isla de Far -el actual barrio coruñés de Monte Alto- que aparece citada como base vikinga en las sagas nórdicas. "Ese camino del mar, el mejor que siempre tuvo Galicia, viene de la época del megalitismo y nunca dejó de estar ahí. Era la ruta del estaño a las antiguas islas Casitérides a las que llegó el emperador Adriano, por algo está aquí la Torre de Hércules, controlando desde siempre ese camino del mar, que es un constante fluir dado por las condiciones naturales geográficas", explica Felipe Senén. La leyenda de Breogán es un mito paralelo al de Saint Brendan, el druida navegante que huye de Irlanda ante el empuje de la invasión sajona y descubre una gran isla idílica -el llamado paraíso celta- al oeste del Atlántico.

"La búsqueda del Santo Grial -apunta Senén-, el camino ascético, que luego se transforma en el Camino de Santiago -la aventura y desventura- procede del juego de la oca, que es algo muy céltico y que equivale también a los viajes náuticos de San Barandán -versión cristiana de Brendan- o el de San Amaro, el viajero que no puede entrar en la tumba del apóstol y se viene a un puerto, seguramente gallego". Para muchos estudiosos, el mito irlandés de Brendan nos está informando de algo que las pistas arqueológicas vienen insinuando desde siempre: los pueblos navegantes del occidente y el finisterre europeo -los hijos de Breogán- establecieron relación con los primitivos pobladores de América antes de la llegada de los vikingos. "Ese es un tema muy debatido. Estos pueblos navegantes -y en eso nadie le ganó a los vikingos- son precisamente herederos y transmisores de una cultura céltica que venía de la edad del hierro y ya antes del megalitismo. La llegada a América antes que los vikingos es de momento un mito, pero es evidente que hay elementos arqueológicos muy comunes, como el tema de la espiral o el laberinto, que se repiten tanto en las costas de aquí como en las americanas. Es la eterna cuestión que está en el debate de la existencia de una relación de esos pueblos navegantes con América mucho más antigua de lo que reconoce la historia oficial. Y, como suele decirse: para mariñeiros, nós.

"Tengo un libro americano en inglés que habla de todo eso: de megalíticos, celtas, romanos y de que posiblemente llegaron a América antes que los vikingos. Los mitos de Breogán y Brendan son mitologías como las de Homero, que la gente contó alterando con imaginación episodios que sucedieron en la realidad y quedaron en la tradición popular que se transmite durante generaciones alrededor de las lareiras, en las canciones y en las sagas de los bardos", afirma Senén.

Los navegantes fenicios eran conocidos en su tiempo como los "rojos" porque reclutaban a sus tripulaciones entre las naciones celtas. Los arqueólogos ingleses Cary y Warmington encontraron huellas de su presencia en Sumatra y el mar Amarillo. Los carroughs celtas -precursores de los drakkars vikingos- eran embarcaciones compuestas de un armazón de madera semejante a un gran cesto de mimbre cubierto de pieles de buey curtidas con corteza de roble y calafateadas con ayuda de sebo, provistas de un ancla de piedra y de una vela cuadrada. El francés Jacques Cartier descubrió embarcaciones parecidas entre los indígenas durante su exploración del río San Lorenzo en Canadá.

La supuesta relación de los pueblos navegantes con América está más documentada de lo que pretende la historia oficial. El romanticismo de Pondal retiró el velo del misterio a nuestro pasado, pero el pragmatismo del siglo XX cuestionó esos sueños por fantasiosos. Es paradójicamente la tecnología del XXI la que nos ha devuelto a la poesía.

domingo, 17 de noviembre de 2013

La falsa mitología de la Diada catalana


Héroes que no hablaban catalán o que murieron tranquilamente en su cama tras el 1714 recorren el ideario independentista


Monumento a Rafael de Casanova, a quien se rinde tributo cada 11 de septiembre


En su novela "Victus", Albert Sánchez Piñol define claramente a los protagonistas de 1714: Rafael de Casanova, a quien se rinde tributo en la Diada, es el político empujado por la presión popular a tomar el pendón de Santa Eulalia. Nacido en Moià en 1660, cuenta 54 años en 1714. Herido, escapa del atolladero. Abogado partidario del archiduque, ve sus bienes embargados pero es amnistiado en 1719. De regresado a Barcelona ejercerá la abogacía para morir de viejo en Sant Boi de Llobregat, año 1743: sus restos reposan en la Capilla de la Piedad de esa localidad. El otro defensor, Antonio de Villarroel, no habla catalán: pasó del bando borbónico al austracista y mantiene la resistencia popular hasta el último aliento… A diferencia de Casanova, en 1715 dio con sus huesos en la prisión de Alicante y murió preso en 1726 en el castillo de La Coruña.

Año 1863. El historiador Víctor Balaguer, prohombre del romanticismo catalanista, despliega el nomenclátor del Ensanche barcelonés y dedica sendas calles a Rafael de Casanova y Antonio de Villarroel. Cinco años después, el general Prim decreta que la Ciudadela de Felipe V pase a la ciudad de Barcelona. La Ciudadela simboliza los agravios de 1714: Mateo Bruguera, mitifica los hechos en su "Historia del memorable sitio y bloqueo de Barcelona y heroica defensa de sus fueros y privilegios de Cataluña de 1713 y 1714".

El calendario del 11 de septiembre comienza en 1886. Ante la Exposición Universal, el ayuntamiento planea varias estatuas de héroes catalanes. Inaugurada en 1888 en el Salón de San Juan, la escultura de Rafael Casanova la firma Rossend Nobas: "Recoge la tradición patética del héroe romántico", apunta el historiador Francesc Fontbona, La expresión facial de Casanova, curiosamente, recuerda el rictus doliente de un torero que Nobas esculpió en 1871. Antes de la estatua, el 11 de septiembre se celebraba en Santa María del Mar; el sermón del canonge Collell de 1886 es criticado por los republicanos por fusionar catalanismo y religión.

El Casanova pétreo parece insinuar que fue herido y muerto en el sitio de Barcelona. El malentendido del único mártir cuaja en la memoria popular, que olvida a Villarroel. Esta "exasperación falsa de la teoría romántica de las nacionalidades", según Agustí Calvet, Gaziel, demanda una historia renovada de Cataluña "que se dejara para siempre de contar aquello que podría haber sido y no fue, para decirnos lo que ha sido y lo que es, así podríamos llegar, por fin, a ver claramente lo que puede ser".
El primer altercado, iniciado el siglo XX

En 1901 se produce el primer altercado de la Diada. Seiscientas personas con coronas de flores son dispersadas por la policía…Los choques entre el catalanismo burgués y el lerrouxismo prosiguen en 1905. Con todo, el monumento no es todavía punto de concentración multitudinaria: hasta 1913, el ayuntamiento no participa de forma institucional. En 1914, con motivo del Bicentenario, la estatua de Casanova se traslada al cruce de ronda San Pedro y Ali Bei, donde se dice que cayó herido. Josep Llimona talla los relieves y el pedestal es de Alexandre Soler March. En 1916 se añade una placa: "Aquí cayó herido…" En 1922, se coloca una losa de mármol en la tumba de Casanova: "Vaso que contiene los restos del doctor en derecho donRafael de Casanova, conseller en cap que fue de la ciudad de Barcelona. 1743".

El 11 de septiembre de 1923, Josep Maria de Sagarra dedica su poema "La campana de Sant Honorat" a los hechos de 1714. Dos días después, jaleado por la burguesía catalanista deseosa de liquidar el anarquismo, Primo de Rivera activa su Dictadura. Se prohibe la festividad del 11 de septiembre bajo multa de mil pesetas. Con la Dictablanda de 1930 se tolera el homenaje a Casanova que se celebrará en los años republicanos.

En 1939, la estatua es retirada a un depósito municipal. Hasta 1975, no se sabe nada de Casanova al que se rinde homenaje un año después en Sant Boi. El 25 de mayo de 1977, el alcalde Socias Humbert restituye el monumento y proclama la Diada de Catalunya. El retorno del presidente Tarradellas saca un millón de personas a las calles pidiendo "Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía"… Casanova es el icono del nacionalismo. La derrota deviene en victoria propagandística. Muchos catalanes siguen creyendo que el conseller en cap murió en el sitio de 1714; que los fueros de antaño, "desescombro" feudal en palabras de Vicens Vives, son la panacea para los problemas de hogaño.

La Generalitat explicará en los colegios la guerra de sucesión dentro de los actos del tricentenario

El consejero catalán de Presidencia, Francesc Homs, en el Palau de la Generalitat

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Algunas leyendas.. medievales

 

Durante la edad media, la credulidad y la falta de sentido crítico eran el mejor alimento para que el error, las fábulas, las leyendas y la superstición crecieran y se multiplicaran. Relatos de viajes marítimos certificaban la existencia de islas míticas, razas monstruosas y animales maravillosos, la tradición cristiana intentó localizar en los mapas los parajes bíblicos que aparecían en la Biblia, muchos mapas no basados en la observación condujeron a búsquedas imposibles y conjeturas contradictorias. 
   Un ejemplo de esa Europa medieval, crédula y religiosa, fue la leyenda del Preste Juan, durante siglos se creyó en un poderoso y rico rey-sacerdote que moraba en las Indias que había vencido al islam.                              Sabemos que a los peregrinos antiguos se les representa con una concha en la esclavina, o con varias. pero no a todos los peregrinos, sino a los que se dirigen a Santiago de Compostela, a los peregrinos jacobeos, sabemos también que esta concha de peregrino es de vieira, una concha que se produce en las costas de Galicia en mucha cantidad. Pero ¿cuál es el origen del uso de esta concha por los peregrinos de Santiago?. El apóstol Santiago vino a España a predicar la fe, esto es cierto, luego fue a Jerusalén  y allí sufrió martirio, cuenta una leyenda que una noche, mientras estaban los pescadores en el mar, les sorprendió una tormenta. Y, de pronto, vieron una barca milagrosa que parecía de piedra. Con la aparición de esta barca se clamó el mar. La barca se había detenido encallada en un arrecife que nadie había visto antes. Se acercaron y vieron que la barca contenía el cuerpo del apóstol y que el arrecife estaba formado por vieiras, como una indicación del sitio donde el apóstol quería que descansaran sus restos mortales. Y aquéllas fueron las primeras vieiras que los peregrinos que trasladaron los restos del apóstol se sujetaron a las esclavinas.


Finis Terrae : Al oeste de Compostela está el altar de los celtas donde los peregrinos queman la ropa y la serpiente azul amenaza con su lengua de espuma rugiente. Aquí no es el Fin de la Tierra sino el principio del mundo. Desplegados, como velas sobre el acantilado, un poco de puntillas, los peregrinos atisban la antorcha reluciente de la Estatua de la Libertad, jugando al escondite en el cobertizo sin fin de la curvatura terrestre. Es fácil descubrirla por encima de la espalda del mar, sin el velo permanente del terror latino, Finis Terrae. Aquí era la muerte del mundo y de las maravillas del mundo.

Canarias como límite del Oceanus meridional para griegos y romanos. Las Islas permanecieron al margen de glaciaciones y paleofauna. Es preferible describir los trabajos y excavaciones sistemáticas actuales como arqueología histórica en vez de prehistórica. Al iniciarse la Historia entre las altas culturas mesopotámicas y egipcias, las grandes familias etnolingüísticas fueron constituyendo los troncos culturales del Mundo Mediterráneo. Las islas Canarias aparecen como referente terminal, algo así como el finis terrae del Atlántico, o mejor del Oceanus meridional, hacia el Vesper; son las islas de Poniente (no otra cosa significa Hespérides, donde se pone el Sol). Este carácter de extra muros del Mediterráneo sirve de contrapeso a la injustificada, y aún por demostrar, carga africana continental que se ha pretendido ver en el registro arqueológico de las poblaciones indígenas del archipiélago. Cuando lo cierto es que las islas son una creación griega y después romana, y que tanto las primeras referencias míticas, y después en las expediciones náuticas que traspasan el Estrecho (a partir de Hannón y con total seguridad con Juba II) son parte de esa historiografía occidental y un leit motiv reiterativo que encadenan la antigüedad con la edad media hasta suredescubrimiento en la baja edad media.

También creían en la existencia de razas monstruosas, como las guerreras amazonas, antropófagos, pigmeos, hombres cíclopes, descabezados, cinocéfalos,con cabeza de perro, hipópodos, con pezuña de caballo, hombres con labios enormes que les servían de sombrilla. Con estos relatos, cualquier viajero o navegante con imaginación trataba de relacionar lo que veía con aquello que había leído o le habían contado. 
Colón, en su famosa carta de 1493 anunciando el descubrimiento, proclamaba a la cristiandad que en su viaje no había encontrado monstruos y los indios no tenían nada de seres extraños.

"En estas islas hasta aquí no he hallado hombres mostrudos, como muchos pensaban, mas antes es toda gente de muy lindo acatamiento, ni son negros como en Guinea, salvo con sus cabellos correndíos, y no se crían adonde hay ímpeto demasiado de los rayos solares"

Según Nieremberg está escrito en una obra de Pietro Martir d'Anghiera o Anglería (1457-1526) que los vascos decían haber oído en plena mar una música agradabilísima que atribuían a los hombres marinos. Tambien cuenta Nierember que el explorador Gil González Dávila afirmó haber encontrado a cien leguas de Panamá ciertos misteriosos peces que cantaban tan armoniosa y suavemente que producían sueño.

Si creemos a Plinio y a Heródoto, hay en algunos lugares especies de hombres que muy poco parecido tienen con la nuestra. Hay formas mestizas y ambiguas entre la naturaleza humana y la animal. Hay regiones en las que los hombres nacen sin cabeza, con los ojos y la boca en el pecho; en las que todos son andróginos; en las que andan a cuatro patas, en las que no tienen más que un ojo en la frente y la cabeza más parecida a un perro que a la nuestra; en las que son peces de la mitad para abajo y viven en el agua; en las que las mujeres paren a los cinco años y no viven más que ocho; en las que tienen la cabeza y la piel de la frente tan dura que no puede penetrar el hierro, pues rebota en ellas; en las que los hombres no tienen barba; hay naciones que no usan ni conocen el fuego; otras que producen esperma de color negro. ¿Y qué me decís de aquellos que por naturaleza se transforman en lobos, en yeguas y luego otra vez en hombres? Y si es verdad, como dice Plutarco, que en algún lugar de las Indias hay hombres sin boca que se alimentan del aroma de ciertos olores, ¿cuántas descripciones nuestras serán falsas?

Es muy curioso repasar las láminas que en la Cosmografía (1550) de Sebastián Münster se dedican a representar posibles razas humanas, interpretando relatos de viajeros y exploradores excepcionales, que se atrevían a adentrarse por las exóticas tierras de Lejano Oriente, y que si duda llevaban la cabeza cargada de prejuicios y fantasías medievales. Sólo así se explica que aquellos hombres creyesen a pie juntillas en aquellas deformaciones monstruosas del arquetipo humano: los cíclopes, gigantes con un solo ojo; los cinocéfalos, hombres con cabeza de perro; los unípodos, hombres con un solo pie gigantesco; los hipópodos, con pezuñas de caballo, etc. Junto a los monstruos humanos, hay que señalar también numerosos animales fantásticos que en aquellos parajes situaban los viajeros: los grifos, que eran en su mitad superior como águilas y en la inferior como leones; hormigas gigantescas, el basilisco, que mataba con la mirada; la famosa ave fénix, que renacía de sus propias cenizas; dragones cuyo hálito de fuego podía producir la muerte instantánea; sirenas, etc.

Ante el Océano o Mar Tenebroso, nombres que en la época recibía el océano Atlántico, con sus miedos y fantasías, la imaginación empezó a alimentar el género de islas perdidas, San Brandán, Antilla o Antilia, Siete Ciudades que para los navegantes tan pronto aparecían como desaparecían. Estaban dentro de la tradición de islas paradisíacas, de infinitas delicias que mezclaban reminiscencias de las islas de los Bienaventurados con las fantasías orientales de Las mil y una noches. Igualmente, respondían a los sueños cristianos del Paraíso Terrenal. Su fuerte arraigo las hizo aparecer en la cartografía durante siglos.

...se veían ciertas tinieblas impenetrables que se levantaban desde el mar hasta tocar con el cielo, sin notarse en ellas disminución, añadiendo que estas espesas sombras estaban defendidas de un ruido espantoso, cuya causa era oculta, y que no las consideraban sino como un abismo sin fondo o como la misma boca del infierno... relato de portugueses sobre San Borondón.

sábado, 26 de octubre de 2013

Espadas en la montaña



La era de los vikingos marcó el final del periodo prehistórico en Noruega. No hay testimonios escritos, así que lo que se sabe de este periodo es gracias a los descubrimientos arqueológicos. Las Sagas arrojaron, a su vez, algo de luz sobre esta época. A pesar de que se escribieron tiempo después, las Sagas se basaron en relatos orales que pasaron de una generación a otra. En conjunto, revelan que la era de los vikingos fue sin duda la más rica de todos los periodos prehistóricos del norte.

Muchos eruditos piensan que los saqueos del monasterio de Lindisfarne, en la costa nordeste de Inglaterra, en el año 793, suponen el comienzo de la era vikinga. En muchos lugares del oeste y del sudoeste de Europa todavía hoy se considera a los vikingos como crueles bandidos que causaron estragos entre sus enemigos a sangre y fuego.

Esto es verdad a medias. Los vikingos también emprendieron misiones pacíficas, para comerciar y para colonizar. Los vikingos noruegos se establecieron en las islas Orkney, en las Shetlands, en las Híbridas y en la isla de Man. Las tierras principales del norte de Escocia e Irlanda también fueron su hogar y Dublín, fundada por los vikingos en 840, estuvo gobernada por los nórdicos hasta 1171.

En Islandia y Groenlandia los vikingos noruegos encontraron tierras deshabitadas. Ahí se establecieron y construyeron comunidades. La Islandia actual desciende directamente de la colonización vikinga. En Groenlandia, sin embargo, las comunidades noruegas desaparecieron al cabo de muy pocos siglos por razones aún no esclarecidas.

Los vikingos construyeron navíos rápidos y fácilmente manejables para sus numerosas expediciones, y eran hábiles marineros atravesando los mares abiertos. Estos hombres robustos y duros viajaron repetidamente hacia y desde América, un hecho que da testimonio de la habilidad navegante de sus barcos vikingos. Las Sagas relatan que fue Leif Eriksson quien descubrió “Wineland the Good” (La Buena Tierra de Vino) en el año 1001, pero los estudiosos actuales indican que otros vikingos llegaron a América antes que él. La era Vikinga acabó en 1066, cuando el rey noruego Harald el Duro y sus hombres fueron derrotados en la Batalla de Stamford Bridge en Inglaterra.
La unificación de Noruega

Las regiones que posteriormente se convirtieron en Noruega no se unificaron hasta el siglo IX. Sin embargo, hubo tempranos intentos de unificación. Se formaron dos principales tipos de comunidades: asambleas o tings, organizadas alrededor de un Allting central, y los pequeños reinos.

Tuvo que haber bastantes razones para esto, entre las cuales y muy importante, la necesidad de paz y continuidad de los granjeros, particularmente en las zonas costeras. Estos se veían a menudo saqueados por bandas de ladrones y acosados por los vikingos que regresaban al hogar. Las zonas costeras poseían considerables riquezas, que en realidad eran mercancías robadas y comerciadas.

Sentados seguros en sus “tronos”, los reyezuelos conformaban un sólido grupo con un poder considerable, gracias a los pequeños reinos creados por matrimonios entre monarquías. Los pequeños reinados de Viken (las zonas alrededor del fiordo de Oslo) desempeñaron un papel importante en este proceso.

Su poder aumentó firmemente a medida que los distritos se sometían uno tras otro a su gobierno. Después de la Batalla de Hafrsfjord, cerca de Stavanger, presumiblemente en el año 872, el rey Harald el Rubio reforzó su posición como gobernante de amplias zonas del país. Sin embargo, el proceso de unificación continuó durante décadas, lo que provocó duras luchas entre jefes noruegos opuestos entre sí y entre noruegos y otros pueblos del norte. Al parecer, todo indica que el proceso de unificación acabó en 1060.
Monumento

Espadas en la montaña, es uno de los más espectaculares e imponentes monumentos existentes en Noruega, tres gigantescas espadas vikingas de 10 metros de altura se clavan en la dura roca de la región noruega de Mollebukta, Stavanger, en honor a la Batalla de Hafrsfjord, en la que el Rey Harald el Rubio unificó el territorio de la actual Noruega bajo una única corona, la fecha de la batalla se acepta tradicionalmente como la fundacional del Estado noruego.

Durante mucho tiempo se consideró que ésta había tenido lugar en el año 872, sin embargo, revisiones posteriores no lo tienen tan claro y la fijan en algún momento entre los años 80 del siglo IX y el 900.
Características del monumento

La espada más larga representa a la del victorioso Harald, mientras las otras dos representan a los dos reyes rivales. Al estar clavadas en la roca, de donde no pueden ser movidas, las espadas representan también la paz. Después de la batalla de Hafrsjord, Noruega entró en una edad dorada después de un siglo (siglo IX) de guerras constantes.
Construcción

El monumento estuvo a cargo del escultor originario de Bryne, Fritz Roed e inaugurado por el Rey Olav V en 1983.