martes, 2 de junio de 2015

El Espíritu de las Termópilas

Resultado de imagen de los 300 espartanos

Leonidas queria soldados que tuviesen hijos, por lo que ninguna familia sería destruida por completo. 

Resultado de imagen de los 300 espartanos

Los helenos se reunieron en una antigua muralla construida por los Thessalianos, que sirvió para mantener a los persas a raya: Si los persas querían pasar por el paso de las Termópilas, que iban a tener que escalar una pared primero !

La noche antes de la batalla, un cónsul persa bajo una bandera de tregua visitó a Leonidas y recomendó que se rindiera a sus fuerzas, Leonidas se negó rápidamente, el cónsul continuó: Reconsiderar, como veremos disparar tantas flechas a que se borre el sol.

Otra espartano, llamado Dienices,  respondió con calma: 
Tanto mejor Nosotros lucharemos en la sombra. Leonidas sabía que sólo había una moneda que podría comprar la libertad de los estados helénicos, y que iba a ser de sangre de soldados helénicos.

Resultado de imagen de los 300 espartanos

Los persas atacaron, pero fueron rechazados, se dice, tres veces; se registra que Jerjes saltó de su trono tres veces en la desesperación al ver a sus tropas huir. 
Sin embargo, un traidor Helénico llamado Efialtes se deslizó en el campamento persa y se ofreció, por una gran suma de dinero, mostrar un puerto de montaña que permita a los persas atacar a las fuerzas helénicas en dos frentes.

Por la mañana, después de una breve reunión del consejo de guerra, se decidió que las Termópilas seria un puesto avanzado indefendible pero, a pesar de que era aún aceptable en la tradición espartana abandonar un puesto que era indefendible, se negó. había decidido que él y sus espartanos moriría, lo único que quedaba era 300 espartanos, 700 tespios que dijeron que habia que luchar hasta el final, y 400 tebanos. Esa noche, Leonidas dijo a sus tropas durante su última comida: 
¡Esta noche, vamos a cenar con Plutón, esta es nuestra última comida antes de que nos deleitamos con los muertos!

Sin miedo, y sin esperar a ser atacado, él y su pequeña fuerza de 1400 pasó a la ofensiva. Tespios luchado con vigor; los tebanos lucharon por sus vidas. 
Resultado de imagen de los 300 espartanos

Antes de su colapso final, los espartanos y los tespios se dirigieron a una pequeña loma dentro de la pared, y allí hicieron su última resistencia; el coraje mostrado por los tebanos se entregarón a los persas, todos fueron marcados como desertores de poca confianza.



El historiador griego Herodoto registra los momentos finales de la batalla:

... La pequeña banda de desesperados se puso al lado del otro en la colina que siguen luchando hasta el final, algunos con espadas, dagas, incluso con sus manos y dientes, hasta que ni un hombre viviente permaneció entre ellos cuando el sol se puso. Sólo había un montón de muertos, con las armas sin soltar, veinte mil persas habían muerto antes a manos de ese pequeño número de hombres!

Después de la batalla, Jerjes preguntó a Demarato si había muchos más en Esparta como esos 300. Se le dijo que había 8.000 más como ellos. Jerjes con esta respuesta, y ordenó más refuerzos.


lunes, 27 de abril de 2015

La batalla de Jemmingen

Resultado de imagen de la batalla de Jemmingen

Nunca te enfrentes a los Tercios españoles a menos que estés absolutamente seguro de que vas a vencer. Esta es la lección que, a base de sangre, tuvo que aprender el general protestante Luis de Nassaucuando, el 21 de julio de 1568, su poderoso ejército de 12.000 soldados fue arrollado por apenas 2.000 españoles en la ciudad de Gemmingen (a unas jornadas de los actuales Países Bajos). Aquel día -en plena «Guerra de los ochenta años»- este pequeño contingente hispano esperaba los refuerzos de su general -el Duque de Alba- para poder asaltar las posiciones enemigas pero, al ver que el oficial no les mandaba más hombres, decidieron cargar con más gónadas que cabeza contra sus enemigos holandeses y, para asombro de todos, les pusieron en huida.

Corría el año 1556 cuando Carlos I (V de los alemanes) decidió que el peso de la corona era demasiado para sus casi 60 años de edad y, apartándose de la vida pública, legó el gobierno de España y de los estados que hoy en día ocupan los Países Bajos a su hijo Felipe II. Esta jubilación anticipada no provocó una sonrisa en Flandes, donde se les torció la mirada al saber que el nuevo monarca no había pisado nunca antes la región flamenca y se había criado en la Península.
Resultado de imagen de la batalla de Jemmingen
Tampoco ayudó demasiado a mantener las espadas en sus fundas el protestantismo, una nueva religión creada por Martín Lutero que caló muy hondo en sus inicios en Flandes. Con todos estos ingredientes en el caldero, no hubo que esperar mucho hasta que las regiones de los Países Bajos se aliaron contra el joven Felipe e iniciaron la conocida como«Guerra de los 80 años».

Sin embargo, el monarca no estaba dispuesto a dejar escapar aquellas tierras, por lo que decidió «apaciguar» de la forma que mejor sabía la rebelión: a base de pica, fuego y bofetadas. Para ello, envió a las fincas insurrectas a Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel -más conocido en las páginas de la Historia de España como el Gran Duque de Alba-, con un buen número de Tercios hispanos dispuestos a aplicar un correctivo a los amotinados. Lo que no sabían, en cambio, es que aquella guerra les iba a costar unos ducados que dejarían casi vacías las arcas del Imperio.
Llega el terror de los flamencos

El Duque de Alba, que llegó a Bruselas en agosto de 1567 al mando de 10.500 hombres, no tardó en alborotar los Países Bajos. Para empezar, se hizo cargo del gobierno de la zona y ordenó crear el «Tribunal de los Tumultos» con la finalidad de escarmentar (ajusticiar, más bien) a aquellos que hubieran osado levantarse en armas contra su rey. De él ha prevalecido, incluso, la idea de que no solía perderse las ejecuciones públicas. Fuera como fuese, lo cierto es que su aparición convulsionó a los rebeldes.
Resultado de imagen de la batalla de Jemmingen
Tras varias ejecuciones por aquí y escarmientos por allá, el Duque de Alba pudo, ya en 1568, dedicarse a aquello que más le gustaba: darse de mandobles contra el enemigo. «Terminadas las ejecuciones (…) pudo dirigir personalmente la guerra. El 25 de junio partió el duque (…) camino de Malinas (a 25 km de Bruselas). Una anécdota que tuvo lugar en este trayecto da idea de la férrea disciplina que imponía el de Alba en sus tropas: “y aquel día diciendo en el camino un sargento a un soldado (…) aventajado que se apartase del escuadrón o le siguiese, le respondió el soldado (…) no quererlo hacer (…), desorden que fue ocasión de prenderle y dar aviso de ello al duque (…) que mandó que lo ajusticiasen y pusiesen el cuerpo sobre un carretón (…) por donde había de pasar el Tercio, con un escrito que dijese: por desobediencia a los oficiales”», señala Juan Giménez Martín en su obra «Tercios de Flandes».

TIZIANO
Gran Duque de Alba

Al frente de los Tercios hispanos, el de Alba avanzó hasta Groninga, una ciudad ubicada al norte de los Países Bajos que estaba siendo asediada por un ejército de más de 10.000 rebeldes al mando de Luis de Nassau (un molesto líder flamenco que ya había conseguido inflingir días antes una severa derrota a los defensores). Sable en alto, el oficial español hizo su entrada en el territorio el 15 de julio dispuesto a arremeter a base de pica y arcabuz contra el campamento enemigo. No obstante, parece que el insurrecto no estaba muy por la labor de presentar batalla y decidió marcharse a todo correr con la lanza entre las piernas. Y es que, la visión de un contingente español preparado para combatir nunca es plato de buen gusto.
La defensa, en Gemmingen

Conocedor de que Nassau huía a todo galope a través del norte de los actuales Países Bajos con un considerable número de tropas, el de Alba se dispuso a jugar a un cruel «corre, que te pillo» e inició la persecución de su enemigo con la intención de terminar de un sablazo, arcabuzazo (o lo que se terciara) con aquel molesto contingente. Por su parte, y a sabiendas de que la retirada solo retrasaría una contienda inevitable, el protestante decidió que, en último término, plantaría batalla a los españoles, pero en una posición que le fuera ventajosa.

Al auspicio del agua se posicionaron los 12.000 protestantesPor ello dispuso que, en el caso de que los españoles atacaran, trataría de darles de arcabuzazos en Gemmingen, una ciudad que, al estar ubicada entre dos ríos contenidos por sendas presas, se convertía en una posición fácilmente defendible. Al auspicio del agua se posicionaron los 12.000 hombres del ejército de Nassau (aproximadamente 10.000 infantes, 2.000 jinetes y casi una veintena de cañones) dispuestos a vender caras sus vidas.

El Duque de Alba, por su parte, tuvo ante sí Gemmingen el 21 de julio de 1568. A sus órdenes contaba con un número de tropas algo inferior al de los holandeses. Sin embargo, el buen hacer de las tropas hispanas en batalla ya era bien conocido y, a su vez, el ejército del noble español contaba con Tercios tan afamados y destacables como el Tercio de Lombardía (dirigido por Juan de Londoño), el de Sicilia (a las órdenes de Julián Romero) y capitanes como Toledo, Henríquez y Hernando de Añasco.
Con las esclusas abiertas de par en par

En las primeras horas del 21 de julio, el de Alba envió varias patrullas en dirección a la ciudad con el objetivo de explorar el terreno. Horas más tarde, cuando las avanzadillas volvieron, la situación no podía ser más dramática. Y es que, después de divisar la llegada de los católicos, el protestante había ordenado inundar los canales del río Ems para evitar el avance del duque hispano. «Luis de Nassau se encontraba en una posición muy favorable, protegida por canales (…). Para entorpecer el avance español, los holandeses abrieron las esclusas», destacan Fernando Martínez Laínez y José María Sánchez de Toca en su obra «Tercios de España. La infantería legendaria».


Luis de Nassau

Momentos después de conocer la noticia, casi2.000 de nuestros infantes iniciaron una carrera desesperada contra el tiempo para evitar que el río fuese inundado y no hubiera forma de cruzarlo. Sin embargo, la infantería se movía tan despacio que varios jinetes españoles tomaron la siguiente determinación:cabalgarían solos y lucharían contra todo holandés que se interpusiera en su camino para evitar la apertura de las esclusas. «Una oportuna carga de una treintena de hombres a caballo del duque les forzó (a los holandeses) a retirarse de la esclusa antes de que hubiera entrado demasiada agua», explica Martín.

Aunque el ataque impidió que los canales del Ems se inundaran en su totalidad, los soldados no pudieron evitar que una buena cantidad de agua saliera de las presas. De hecho, la infantería que les seguía tuvo que continuar su avance con barro hasta la rodilla. Con todo, lo peor llamó a la puerta minutos después cuando aquellas tres decenas de jinetes vieron aparecer en la lejanía nada menos que 4.000 soldados enemigos quienes, arcabuz al hombro, habían sido enviados por Nassau para recuperar la esclusa.
Una defensa heroica

La situación se planteaba difícil para los treinta jinetes españoles pues, si se retiraban, los protestantes tomarían la presa y dejarían caer miles de litros de agua sobre el ejército hispano que venía en camino. Por el contrario, si mantenían la posición, estaban condenados a una muerte segura bajo las miles de bolas metálicas lanzadas por los hombres de Nassau. Para ellos la decisión fue sencilla: se atrincheraron, prepararon sus armas, y se dispusieron a resistir hasta que Dios quisiera por el Rey, el Duque, y, sobre todo, por sus compañeros.

«Haciéndose fuertes en el puente y apeándose en él los capitanes Marcos de Toledo, don Diego Enríquez, don Hernando de Añasco, ocho caballeros que allí se hallaron y quince arcabuceros a caballo de la compañía de Montero, lo defendieron más de media hora bien arriesgadamente peleando con los enemigos, que cargaron todo aquel tiempo con terrible furia e ímpetu disparando tan gran golpe de acabucería sobre ellos que la mayor seguridad que se tuvo de no recibir mucho daño fue la de ser tan pocos los que defendían el paso, porque los golpes de las balas se sentían batir apresuradamente en dos casas que había a nuestras espaldas», explica Bernardino de Mendoza, cronista de la época, en su obra «Comentarios de las Guerras de los países Bajos».
El perfecto cebo

Tras media hora de heroico combate, la treintena de jinetes –extenuados por el esfuerzo- recibieron el apoyo de los dos mil infantes de los Tercios de Londoño y Romero que, junto a ellos, habían partido para evitar la apertura de las esclusas. Podrían parecer pocos hombres, pero si menos de tres decenas de hispanos habían conseguido detener a cuatro mil protestantes, qué no podría hacer aquel número de militares. Tras un duro combate los protestantes no pudieron hacer otra cosa quedar media vuelta e iniciar la retirada seguidos de cerca por los cristianos.

Pero la persecución, para su desgracia, les llevó hasta el centro de las líneas protestantes –posición hacia la que huían los holandeses-. Fue entonces cuando la alegría se trasformó en desesperación, pues todo el peso de la artillería y la arcabucería de Nassau cayó sobre ellos. Desprevenidos, no pudieron más que protegerse y enviar un correo para solicitar refuerzos al Duque de Alba de forma urgente. «Aguantaron su posición, pero por tres veces enviaron mensajeros al duque, que con el grueso del ejército venía por otro camino, pidiendo que les enviara piqueros para pode resistir un posible ataque enemigo, cuando se decidiera a atacarlos», señala en autor hispano en su obra.

El Duque de Alba usó a sus hombres de cebo para vencerNo obstante, el plan del Duque de Alba era bien diferente. Concretamente, el oficial español pretendía que aquellos hombres mantuvieran la posición y obligaran al ejército protestante a atacarles. En ese momento, él cargaría contra el flanco desprotegido de sus enemigos para asestarles el golpe definitivo. Es decir, harían las veces de cebo ante Nassau.

Curiosamente, este improvisado plan del general hispano surtió efecto y, finalmente, los protestantes se decidieron a atacar. «El ejército holandés, compuesto en su mayor parte de mercenarios alemanes, creyendo fácil batir a los Tercios de Londoño y Romero, cayó en la trampa y adelantó sus líneas», señalan los autores españoles en «Tercios de España. La infantería legendaria».

Lo que no habían tenido en cuenta los herejes es que no se enfrentaban a cualquier ejército europeo, sino que se se jugaban las judías contra los Tercios españoles. Así pues, los mil arcabuceros formaron una extensa línea y demostraron por qué eran temidos en medio mundo. Un ruido ensordecedor se trasmitió a kilómetros de aquellas tierras cuando los hispanos abrieron fuego sobre los protestantes que corrían fervorosamente para pasarles a cuchillo.

Tres disparos por barba fueron suficientes para que el miedo inundara los corazones de los soldados de Nassau que, desesperados, detuvieron drásticamente su avance y trataron de volver a sus posiciones defensivas. Pero ya era tarde, pues, al carecer de formación debido a la carga fallida, Nassau no pudo hacer frente a los hombres que, con más gónadas que cabeza, le asaltaban. A su vez, la situación terminó de recrudecerse cuando el Duque de Alba, al fin, hizo su aparición al mando de la caballería y cargó contra el maltrecho flanco del protestante. Fue una masacre.
Contando los muertos
Resultado de imagen de la batalla de Jemmingen
Al final del día, la victoria se había decantado del lado español de forma clara. Dicen que la victoria fue tal que, leguas abajo podía adivinarse quienes habían resultado vencedores por la cantidad de sombreros alemanes que flotaban en el río. Más de 6.000 fueron los cadáveres entre ahogados y muertos a manos de los españoles. Escapó a los españoles, sin embargo, Luis de Nassau, el cual se cambió de traje para no ser reconocido y huyó a nado por el río. La victoria fue tan sonada que hubo procesiones públicas en Roma durante tres días para celebrarla.

martes, 7 de abril de 2015

El cautiverio en Babilonia

Lo que la máquina sionista de distorsión de los hechos dirá a los niños en sus libros de Historia es completamente diferente, la versión sionista describe a Nabucodonosor como planificando toda su campaña con sólo un enemigo y objetivo en mente: los israelitas. 

Para salvaguardar los intereses babilónicos, Nabucodonosor, 605–562 a.C., el rey caldeo en el Imperio neo-babilónico, decidió cambiar el curso. En vez de sólo aplastar a las tribus árabes por su frecuente rebelión, que demostró ser ineficaz, él vio que la respuesta al recurrente dolor de cabeza árabe era la transferencia de masas.


Nabucodonosor poco después de su ascenso al poder desencadenó una de las incursiones militares más grandes de la historia de la antigua Arabia. El objetivo de la incursión era aplastar la rebelión árabe y la transferencia / deportación de todas las tribus involucradas en el ataque de la Ruta de las Caravanas a territorios controlados por los babilónicos. Pero los oscurantistas israelitas vieron la devastadora campaña de Nabucodonosor como un castigo divino, ya que ellos habían abandonado a Yahvé y habían asesinado a muchos de sus profetas.
Resultado de imagen de el cautiverio de babilonia
Una vez más este punto tiene que ser clarificado. El rey Nabucodonosor no apuntó a los israelitas en específico como a usted le dirán los distorsionados libros de Historia y la Biblia hebrea, pero él sitió y capturó muchas fortalezas tribales árabes. La tribu israelita y su Dar es-Salam la Jerusalén yemení sólo resultó ser una de ellas como lo han documentado historiadores clásicos.


Después del sitio y captura, todas las tribus árabes incluída la de los israelitas fueron deportadas en masa a Babilonia, donde ellas fueron mantenidas hasta 539 a.C.


Después de la caída de Babilonia ante el rey persa Ciro el Grande en 539 a.C., a todas las tribus árabes desterradas y no sólo a los israelitas se les concedió un perdón y quedaron libres para retornar a su patria en la antigua Arabia del Oeste y del Sur.
Resultado de imagen de el cautiverio de babilonia
Una vez más tenemos que hacer una pausa aquí por un momento, ya que este punto tiene que ser reiterado. Las incursiones militares de Nabucodonosor estaban orientadas contra todas las tribus árabes que tenían que ser castigadas por sus frecuentes ataques y saqueos del comercio de las caravanas.

En otras palabras, Nabucodonsor no intentó atacar exclusivamente a los israelitas, sitiar su DarSalam (Jerusalén), matar a su líder/rey (Jehoiakim) y destruír su templo; más bien él emprendió una guerra absoluta contra todos los árabes en las regiones del Sur y occidentales de la Península.


Nabucodonosor atacó todas las fortalezas árabes en Arabia del Sur y occidental y también en Yemen del Norte, y después de años de batallas y bloqueos él retornó a Babilonia con multitudes de tribus cautivas árabes, los israelitas resultaron ser sólo una de ellas.

Los israelitas fueron capturados como transgresores de la ley por su continua piratería y saqueo, no debido a su fe, y vieron su ciudad y su templo destruídos como daño colateral en una incursión babilónica orientada a aplastar la rebelión de los árabes.
Resultado de imagen de el cautiverio de babilonia
Pero la verdad es que Nabucodonosor bien pudo haber oído nunca hablar de los israelitas o de su culto antes de que él emprendiera sus incursiones militares. La tribu israelita, en efecto, no era la más grande, ni la tribu con más relaciones en la antigua Arabia. De hecho, la tribu Adnan de Arabia occidental era el adversario clave a tener en cuenta en la incursión de Nabucodonosor.

El punto que estamos tratando de clarificar es que los israelitas fueron llevados en cautiverio a Babilonia, desde Yemen del Norte, no desde Palestina, junto con muchas otras tribus, por su rebelión y saqueo. Y adivine qué: el plan de Nabucodonosor funcionó.


Después del perdón de Ciro el Grande la mayor parte de las tribus árabes prefirieron seguir en Babilonia. Las únicas tribus que no pudieron asimilarse en la nueva cultura urbana de Babilonia fueron los israelitas. Obviamente el credo judío ha convertido a los israelitas en un grupo/secta antagonista duro de asimilar aquella misma actitud ha persistido con los judíos incondicionales hasta este día.
Resultado de imagen de el cautiverio de babilonia

Pero por otra parte el cautiverio en Babilonia dio a los israelitas la oportunidad de oro para descubrir la riqueza de la cultura y la mitología sumeria y babilónica. Sintiendo la inferioridad de su culto, los escribas israelitas se embarcaron en la redacción de un nuevo libro para su tribu.



En dicho libro, más tarde conocido como la Biblia hebrea, grandes cantidades de profundos mitos sumerios y babilónicos imitados fueron entrelazadas con las historias tribales y superficiales de las tribus israelitas. Adán y Eva, el Árbol del Conocimiento y el Diluvio de Noé no son sino antiguos mitos asirios y sumerios.
Resultado de imagen de el cautiverio de babilonia
De este modo, lo que estamos viendo aquí es la distorsionada versión israelita/judía de la historia del antiguo Cercano Oriente. En la versión falsa, los israelitas fueron perseguidos por el rey egipcio llamado "Faraón", otro fraude y atacados por el rey babilónico y tenidos en cautiverio por causa de su fe. Pero la verdad es que los israelitas nunca pusieron pie en Egipto, y su Cautiverio en Babilonia fue parte de un exilio más grande de tribus árabes.
Resultado de imagen de el cautiverio de babilonia
Por cuanto hemos estado concibiendo el mundo antiguo a través del falso prisma israelita, hemos sido engañados para creer que Moisés nació como un príncipe en Egipto, donde él creció y combatió a su rey Faraón y condujo a miles de esclavos israelitas desde el valle del Nilo una historia completamente falsa.


Además, el libro israelita siguió distorsionando la historia antigua de Babilonia y Asiria, donde ellos monopolizaron las incursiones de Nabucodonosor y la deportación de los árabes.

viernes, 3 de abril de 2015

Mitos y estereotipos vs la realidad histórica.

¿Es verdad que en 1917-1918, las fronteras ucranianas fueron formadas por la Ucrania Soviética, es decir, los bolcheviques?

El territorio del Estado ucraniano en el s. XX fue originalmente formado como el resultado de la actividad del Consejo Central (Rada Central, Marzo de 1917 – Abril de 1918) que creó la República Popular Ucraniana. La Rada y los bolcheviques, quienes aumentaron su poder en la ciudad de Petrogrado, no se apuraron en reconocerse entre ellos: Los bolcheviques definieron la Rada como “burguesa”, aunque clamando a expresar los derechos nacionales de los ucranianos; la Rada consideró a los bolcheviques como usurpadores, porque el poder en la nueva Rusia podría haber pertenecidos a la democracia socialista entera, no a un partido único. Sin embargo, cuando trataron de capturar a Ucrania y establecer su autoridad, el gobierno soviético ucraniano, específicamente las fronteras de las República Popular Ucraniana. Cubrieron las provincias con una predominantemente población ucraniana, la cual estaba basada en las estadísticas oficiales pre-revolucionarias.

Tras el derrocamiento del Zar, la Rada Central, organizada en Marzo de 1917, se volvió el núcleo del movimiento nacional ucraniano. Tuvo que identificar un criterio objetivo e incuestionable para las fronteras de Ucrania. Teniendo en cuenta que el hecho innegable en el s. XIX – a principios del s. XIX en ocurrió en Europa la formaciones de naciones-estado, así como de alguna manera del territorio contorneado de Ucrania en el Imperio Ruso (ver el artículo: “Después de la revolución de 1917, ¿dieron realmente los bolcheviques a Ucrania su actual sureste?”

siguiendo este criterio fue imposible. Por lo tanto, el Consejo Central había solucionado en términos generales, y la unidad básica administrativa por la asignación de Ucrania se volvió la provincia.

Durante el primer censo general del Imperio Ruso (1897), uno de los indicadores fue el idioma nativo (“Malorruso” / “Pequeñorruso”, o “Velikorruso” / “Granrruso”) el cual un criterio objetivo para determinar la composición nacional. Esto resultó que los ucranianos fueran la mayoría de la población en nueve provincias. Por otra parte, en las provincias ucranianas de Poltava, Kiev, Ekaterinoslav, Kharkiv, Podolsk, Kherson, Volyn y Chernihiv constituyeran la mayoría absoluta de la población (del 53.5% al 93.0%), y en la provincia de Tauris – lo relativo (42.2%). Según la declaración del Consejo General del 11 de Mayo de 1917, específicamente sin las fronteras de esas provincias tuvo que ser establecida “Ucrania”, y fue enfatizada que “la retirada de las partes no ucranianas de las provincias, y contrariamente, añadiendo a la región ucraniana las partes ucranianas de las provincias adyacentes – Kholm, Gordno, Minsk, Kursk, Voronoezh, la región de Kuban y etcétera, está siendo llevada a cabo por el Consejo Regional (Rada), en acuerdo con el Gobierno Provisional y la población de esas áreas. “ En Noviembre, este principio fue consagrado por la Tercera Universal de la Rada Central.
Por consiguiente, el criterio etnográfico has vuelto el mayor factor en determinar los bordes de Ucrania, pero fue limitado por la división administrativa que existía desde los tiempos del Imperio Ruso. Inmediatamente después del aumento del poder de los bolcheviques actualmente han acordado con este criterio, también. Esperando aumentar el poder en Ucrania en la segunda mitad de Noviembre, Stalin insistió específicamente que el Comité Regional de Kiev del PLSDR (Partido Laborista Social Democrático Ruso) debería ser el iniciador del Congreso Panucraniano de Sóviets, y los participantes deberían ser “los ciudadanos de Kiev, Odesa y Kharkiv, Ekaterinoslav y otros”, es decir, fue de todas las nueve provincias.



Un intento de aumentar el poder del Congreso Panucranuano de Sóviets que fue convocado en Kiev al inicio de Diciembre de 1917, falló. Entonces los bolcheviques tomaron otra vereda: los sustitutos pro-bolcheviques del Congreso Panucraniano fueron a Kharkiv y se unieron al Congreso Regional de la cuenca del Donetsk-Kryvi Rig que fue retenido en esta ciudad. Un nuevo congreso fue proclamado Panucranuano, entonces fue elegido por el Comité Ejecutivo de la República Popular (Soviética) Ucraniana. En el 17 de Diciembre (estilo viejo) de 1917, formó un gobierno – el Secretariado del Pueblo, el cual miró para unir “por la fuerza en contra del Consejo Central a los trabajadores en todas las áreas reclamadas por el Consejo Central.”

Fuente
http://rozum.info/news/2015-03-28-394

viernes, 20 de marzo de 2015

Paises Bajos españoles o una Iberia unida




Una característica notable de los árboles genealógicos reales represantados arriba, es el gran número de matrimonios que relacionaron Portugal con España o Castilla. Durante el corto período que transcurrió entre los años 1490 y 1526, hubo seis. Varios reyes intentaron o quisieron unir esas dos coronas, pero ninguno tuvo éxito hasta que Felipe II reclamó Portugal en el año 1580 como herencia de su madre tras las muertes de los dos últimos reyes lusitanos de la Casa de Avís, Sebastião hijo de João Manuel y Henrique.

Otro suceso de aquella misma época fue la anexión de los Países Bajos por España  que podemos describir como una tragedia innecesaria:

Fue innecesaria porque no habría ocurrido sin tres muertes en rápida sucesión en la familia real las del Príncipe Juan y de la Reina Isabel de Portugal hijos de los Reyes Católicos, seguidas del fallecimiento de Miguel el niño de Isabel y Manuel. Podemos añadir que la Princesa Margarita estaba embarazada cuando perdió a su marido Juan, pero su hijo nació muerto...

... Si hubiese sobrevivido cualquiera de ellos, tal persona habría heredado el trono español en lugar de Juana la Loca y su marido Felipe el Hermoso el soberano de los neerlandeses. También hubiese sido posible  algunas décadas antes  que Alfonso el segundo hijo de Juan II llegase a ser monarca, o en otras circunstancias hasta Juana la Beltraneja y su marido el Rey de Portugal.

... Además, recordemos "La Rebelión de las Comunidades" de los años 1520-22. A muchos municipios en el norte de España les molestaba tener un rey Carlos I que a la vez fuese el Emperador de Alemania, Flandes y los Países Bajos. Los rebeldes querían que la recluida Juana I asumiese el gobierno. Si hubiesen conseguido eso, ¿quién habría sucedido a Juana? ¿Una de sus hijas?
... Antes, su hijo menor, Fernando Ferdinand en alemán, había sido el heredero del trono español preferido de mucha gente - incluso del Rey Católico. En tal caso, Carlos habría guardado sus dominios Habsburgos; sin embargo, Carlos I consideró a su hermano como un rival en España, y le trasladó a Bruselas en el año 1518, declarándole Archiduque de Austria tres años después.

Fue trágica la herencia de los Países Bajos de la abuela paterna de Carlos I porque condujo a varias guerras debilitantes  no sólo contra los rebeldes holandeses, sino también contra Francia e Inglaterra. Por aquellos conflictos, España sufrió pérdidas considerables de recursos humanos y económicos.

De hecho, Carlos vaciló mucho sobre su decisión de legar los Países Bajos a su hijo Felipe: esa elección desoyó los deseos de su hermano Ferdinand en Viena.

Muchos años después, Felipe II intentó desembarazarse del problema nombrando a su hija, Isabel Clara Eugenia, como gobernadora y archiduquesa de los Países Bajos, junto con su marido Alberto el Piadoso un nieto de Ferdinand. Habría sido una nueva rama habsburga con su capital en Bruselas, una dinastía independiente - pero sus tres hijos perecieron cuando eran muy jovenes. Alberto murió sin descendencia en el año 1621 así, el gobierno de Felipe IV reasumió la responsabilidad sobre aquel territorio. La tregua con los rebeldes neerlandeses expiró en ese mismo año, y Madrid decidió después de mucho debate reanudar las hostilidades. El resultado fue desastroso.

Si no fuese por los numerosos reveses, España habría sido mucho más fuerte durante los siglos dieciséis y diecisiete, y probablemente hubiese mantenido el control de Portugal 
que quedó perdido en el año 1640; entre 1661 y 1665 los intentos de reconquistarlo fracasaron.

Aquí, es oportuno recordar que debía haber mucho talento y energía en España durante el siglo XVII, a juzgar por las producciones de varios escritores y pintores de primera calidad. En particular, podemos destacar a Miguel de Cervantes, a Calderón de la Barca, o a Diego Velázquez. 



Fue un accidente de la historia que Carlos I - y después, Felipe II y Felipe IV fuesen reyes de los Países Bajos además de España. Sin esa complicación, ¿seguramente Iberia se habría desarrollado de una manera muy diferente?

Con certeza, es posible pensar en otras "casualidades" que habrían cambiado el curso de los acontecimientos no sólo en España, sino en el mundo entero. Sin embargo, no se me ocurre ningún otro ejemplo con consecuencias tan drásticas. 

viernes, 30 de enero de 2015

Leyes de Constantino


Leyes de Constantino

Para la familia y la sociedad
- Por primera vez, las niñas no podían ser secuestradas.
- La pascua podía ser celebrada públicamente.
- El sábado sería reemplazado por el domingo como día de reposo, mercados y oficinas públicas permanecerían cerrados. No habría restricciones para el trabajo en las granjas.

Para los castigos

- Se ordenó la pena de muerte para todos aquellos que recaudaran más impuestos de los autorizados.
- Tenía que permitirse a los prisioneros ver la luz del día.
- Los hombres condenados a morir en la arena, podía ser marcado en los pies pero no en la cara.
- Los padres que permitieran la seducción de sus hijas menores serían quemados introduciéndoles plomo fundido por la boca.
- La crucifixión sería sustituida por la horca.

Para gladiadores y esclavos

- Los juegos de gladiadores serían eliminados, esta prohibición tuvo poco efecto.
- El propietario de un esclavo podía golpearlo pero no matarlo.


Para los militares

- Continuó con la reforma que separaba el poder civil del militar. Como resultado, generales y gobernadores quedaron con menos poder que durante la época de la anarquía militar.
- Disolvió la vieja y temible Guardia Pretoriana, y en su lugar estableció los "Scholae Palatinae" (Escuela Palatina).
- Conformó cuerpos de caballería de élite, principalmente de origen germánico.
- Redujo de 5000 a 1000 infantes el número de efectivos de la legión tradicional, la principal unidad de combate del Ejército romano.

Las legendarias legiones romanas desaparecieron y fueron substituidas por cuerpos de infantería pesada muchos más reducidos, y unidades de caballería principalmente.
- Con este cambio en la política militar, ahora predominantemente defensiva, el Ejército romano se fue reduciendo y debilitando paulatinamente.

Para los oficios

- Convirtió los oficios en hereditarios, dando origen a lo que en la Edad Media serían los gremios de artesanos.

Para los colonos

- A los colonos de las granjas los transformó en siervos, sentando las bases de la sociedad feudal.
- Los colonos, eran libertos o extranjeros bárbaros que habían sustituido gradualmente a los esclavos durante el siglo anterior. La escasa productividad de la mano de obra esclava, no remunerada, y la influencia del cristianismo, religión muy extendida entre los libertos, cambió el sistema de explotación agraria.
- Las terribles hambrunas y las consiguientes pestes del siglo III, diezmaron la población, un efecto demoledor sobre la sociedad romana de la época y debilitaron el Imperio romano occidental.
- Muchos colonos abandonaron sus tierras de labranza y emigraron al este. En las fronteras muchos de ellos se convirtieron en bandidos errantes aliados con los pueblos bárbaros que esperaban su oportunidad para invadir el Imperio.
- En épocas de abundancia, era fácil negociar con los pueblos que habitaban al otro lado de la frontera y practicar los intercambios comerciales.
- Cuando el grano y los animales de granja escaseaban, los campesinos hambrientos a ambos lados de la frontera se trocaban en hordas de salvajes dispuestos a tomar por la fuerza lo que antes compraban u obtenían mediante trueques.

Para la monarquía

- Organizó el nacimiento de la monarquía absoluta, hereditaria y por derecho divino, algo hasta entonces inusual en el Imperio Romano que siempre había conservado sus estructuras republicanas.

- La fórmula monárquica absolutista, inaugurada por Constantino, y respaldada por la Iglesia Cristiana, tuvo continuidad tras la desaparición del Imperio, a lo largo de toda la Edad Media y, en muchos casos, hasta el siglo XX.

- Los monarcas medievales "Por la Gracia de Dios" y los títulos "káiser" y "zar" fueron derivadas de la palabra "césar". Además, durante el Medievo hubo varios intentos de restaurar el viejo imperio bajo la apariencia de un Sacro Imperio Romano.

lunes, 12 de enero de 2015

Hernan Cortes y los 400



En medio de un tumulto de profecías que advertían al Emperador Moctezuma II de la llegada de hombres blancos y barbudos procedentes de Oriente con la intención de conquistar el Imperio azteca, los malos augurios se materializaron con el desembarco de Hernán Cortés, 518 infantes, 16 jinetes y 13 arcabuceros en la costa mejicana en 1519. El conquistador extremeño –tras varios meses de batallas contra tribus menores en su camino hacia la capital azteca– tomó una decisión radical, destruir las naves, que delató sus intenciones: o ricos, o no volverían a Cuba.

Desde el principio de la expedición, un grupo de los españoles –los llamados velazqueños por su lealtad al gobernador de Cuba Diego de Velázquez– defendía regresar cuanto antes y no internarse más en una tierra que se consideraba dominada por el imperio más poderoso y grande de Norteamérica. Propuso Cortés ir a México. Y para que le siguiesen todos, aunque no quisiesen, acordó quebrar los navíos, cosa recia y peligrosa y de gran pérdida», narra el cronista López de Gómara sobre la decisión de Cortés. El 8 de noviembre de 1519 iniciaron el viaje definitivo hacia Tenochtitlán los 400 españoles supervivientes, acompañados de 15 caballos y siete cañones, que pasarían a la historia como los principales responsables del derrumbe del estado mexica.
400 españoles contra cientos de miles

A simple vista, podría pensarse que Cortés se creía un moderno Leónidas –el Rey espartano que frenó por unos días al imperio persa en las Termopilas acompañado de solo 300 hombres– y que tenía planeado, como el historiador mexicano Carlos Pereira describió sobre el aspecto de la expedición, inmolarse voluntariamente al espantoso Huichilobos (la principal deidad de los mexicas ). Pero las apariencias suelen engañar, el extremeño no estaba improvisando: conocía muy bien sus ventajas y había tomado nota de las debilidades de su gigantesco enemigo.

Los guerreros tlaxcaltecas se incorporaron a las tropas españolasEl Imperio azteca era la formación política más poderosa del continente que, según las estimaciones, estaba poblada por 15 millones de almas y controlado desde la ciudad-estado de Tenochtitlan, que floreció en el siglo XIV. Usando la superioridad militar de sus guerreros, los aztecas y sus aliados establecieron un sistema de dominio a través del pago de tributos sobre numerosos pueblos, especialmente en el centro de México, la región de Guerrero y la costa del golfo de México, así como algunas zonas de Oaxaca. Hernán Cortés no tardó en darse cuenta de que el odio de los pueblos dominados podía ser usado en beneficio español. En su camino hacia Tenochtitlán, los conquistadores lograron el apoyo de los nativos totonacas de la ciudad de Cempoala, que de este modo se liberaban de la opresión azteca. Y tras imponerse militarmente a otro pueblo nativo, los tlaxcaltecas, los españoles lograron incorporar a sus tropas a miles de guerreros de esta etnia.

El plan de Cortés para vencer a un ejército que le superaba desproporcionadamente en número, por tanto, se cimentó en incorporar a sus huestes soldados locales. Así, junto a los 400 españoles formaban 1.300 guerreros y 1.000 porteadores indios, que se abrieron camino a la fuerza hasta la capital. Con las alianzas del extremeño, se puede decir que la conquista de México se convirtió, de algún modo, en una guerra de liberación de los pueblos mexicanos frente al dominio azteca.

Retrato de Hernán Cortés

Además del odio común contra el terror sembrado por los aztecas, el conquistador extremeño percibió otro síntoma de debilidad en el sistema imperial y lo explotó hasta sus últimas consecuencias. Moctezuma II –considerado un gran monarca debido a su reforma de la administración central y del sistema tributario– se dejó seducir, como las serpientes, por Hernán Cortés y fue claudicando ante sus palabras, en muchos casos con veladas amenazas, hasta terminar cautivo en su propio palacio. La figura del extremeño ha sido demonizada posteriormente por este doble juego político con el cándido emperador, pero cabe recordar, así lo hacen las crónicas de Bernal Díazdel Castillo y de López de Gómara, la difícil situación en la que se encontraban los hispánicos. Estaban en una exagerada inferioridad numérica, lejos de cualquier base donde refugiarse y tratando con un pueblo que seguía practicando los sacrificios humanos.

A pesar del malestar creciente por las acciones de los conquistadores españoles, Moctezuma dirigió a petición de Cortés un discurso conciliador frente a su pueblo donde se reconoció como vasallo de Carlos I y pidió rendir obediencia a los extranjeros. No en vano, cuando los invasores planeaban su salida de la ciudad llegó la noticia de que el gobernador Diego Velázquez, desconociendo que Carlos I había dado su beneplácito personal a la empresa, confiscó en la isla de Cuba los bienes del extremeño y organizó un ejército que constaba de 19 embarcaciones, 1.400 hombres, 80 caballos, y veinte piezas de artillería con la misión de capturar a Cortés. El caudillo español se vio obligado a salir de la ciudad, junto a 80 hombres, para enfrentarse al grupo enviado por Velázquez.

Moctezuma se dirigió a su pueblo que le respondío con piedrasTras un ataque sorpresa, Cortés se impuso a sus compatriotas, que también le superaban en número por mucho, y pudo regresar meses después con algunos refuerzos a Tenochtitlán, donde encontró una ciudad sublevada contra los españoles, quienes ante los rumores de conspiración habían ordenadola muerte de algunos notables aztecas que le parecieron sospechosos. Durante unos días, los europeos intentaron utilizar a Moctezuma para calmar los ánimos, pero fue en vano. Díaz del Castillo relata que Moctezuma subió a uno de los muros del palacio para hablar con su gente y tranquilizarlos; sin embargo, la multitud enardecida comenzó a arrojar piedras, una de las cuales hirió al líder azteca de gravedad durante su discurso. El emperador falleció tres días después a causa de la herida e, invocando la amistad que había entablado con Cortés, le pidió que favoreciese a su hijo de nombre Chimalpopoca tras su muerte.

En la llamada Noche Triste, el 30 de junio de 1520, Cortés y sus hombres se vieron obligados a huir desordenadamente de la ciudad, acosados por los aztecas, que les provocaron centenares de bajas. No obstante, pocos días después se libró la batalla de Otumba, donde los españoles dieron cuenta de la superioridad militar de las técnicas europeas.
«Ellos no traen armas ni las conocen»

Si hay que señalar cuáles fueron las principales causas del éxito de la empresa de Cortés, a su capacidad de aprovechar las divisiones entre los pueblos de la región y de explotar el carácter dubitativo de Moctezuma hay que añadir la impresión que causaron las armas y las tácticas europeas sobre los aztecas. «Ellos no traen armas ni las conocen, porque les mostré espadas y las tomaban por el filo, y se cortaban con ignorancia. No tienen algún hierro», escribió Cristóbal Colón sobre los nativos que encontró en su primer viaje. Tampoco los habitantes de la región mexicana conocían el hierro y, además, sus armas estaban adaptadas a una forma de hacer la guerra que se mostró contraproducente en la lucha contra los europeos. Como en sus guerras tribales, los aztecas buscaron inmovilizar o herir, sin matar, a los españoles con armas fabricadas con huesos o de madera tratada para posteriormente trasladarlos a sus ciudades, donde celebraban con los capturados sacrificios humanos en honor a los dioses o los esclavizaban.

La forma de hacer la guerra en Occidente –matar en vez de apresar– y sus avances tecnológicos –el hierro (en su máxima forma, el acero), la pólvora y el uso de caballos– suplieron la clara desventaja numérica de los españoles y sus aliados. En la batalla de Otumba, Hernán Cortés, 400 supervivientes de la huida de Tenochtitlán y 1.000 de aliados de Tlaxacala se impusieron a 100.000 soldados aztecas seleccionados de entre su élite militar. Los historiadores militares destacan dos claves de la victoria hispánica: la actuación de la caballería ligera dirigida por Cortés, empleando tácticas desconocidas por los mexicas, y que la muerte de un general se consideraba el fin del combate en Mesoamérica.

Según la narración del cronista Díaz del Castillo, tras invocar a Santiago los jinetes españoles se abrieron paso entre sus contrincantes y Cortés derribó a Matlatzincatzin, el líder militar azteca, y el capitán Salamanca lo mató con su lanza, apoderándose del tocado de plumas y el estandarte de guerra de los mexicas. El ejército mexica rompió filas al no tener un mando y comenzó la retirada. Tras la contienda, el extremeño preparó su regreso a Tenochtitlán y a finales de abril de 1521 comenzó el asedio final a la capital, donde fueron determinantes los cañones de pólvora para someter a una ciudad de más de 100.000 habitante.

400 españoles y un millar de tlaxcaltecas se impusieron a 100.000 aztecas. Sobre el uso de la pólvora, antes de su primera visita a la capital azteca, Cortés ordenó una demostración del funcionamiento de los arcabuces frente a los emisarios de Moctezuma para que dieran fe del potencial de las armas europeas. Lo cual extendió el miedo entre la población, a quienes el simple estruendo de los arcabuces les causaba espanto. Aun así, como prueba de que su impacto fue más psicológico que tangible, los cañones y arcabuces de los soldados españoles de nada sirvieron en la Noche Triste –la mayor derrota de la Monarquía hispánica en sus primeros 50 años de conquista– ni fueron claves en la batalla de Otumba.

A raíz del asedio final de Tenochtitlán, el desgaste provocado entre los sitiados por las enfermedades llegadas del Viejo Mundo supuso el golpe de gracia para los restos de la estructura imperial. Ciertas enfermedades epidémicas desconocidas hasta entonces en el continente americano, la viruela, el sarampión, las fiebres tifoideas, el tifus y la gripe, diezmaron a la población y abrieron la puerta a la conquista de toda Mesoamérica.