miércoles, 30 de noviembre de 2011

Guerreros germanicos..

  Las características guerreras de los germanos y su sociedad,en el tiempo de las premigraciones fueron descritas por Tácito,quien cuenta cómo era una sociedad en la que la guerra era uno de los elementos centrales,y casi la única ocupación varonil.Dice Tácito:


"No es fácil que en un germano prevalezcan las cualidades para arar y trabajar la tierra,esperando recoger el fruto pacientemente;antes prefiere desafiar a un enemigo y atacarlo para ganar fortuna y una recompensa.El germano piensa que es de débiles acumular riqueza lentamente con el sudor de su frente pudiendo obtenerlos rápidamente a cambio de sangrar un poco.

         Cuando no están ocupados guerreando,los germanos emplean mucho tiempo cazando,pero mucho más le dedican a holgazanear,no pensando en otra cosa que en comer y dormir.La mayor parte de los valientes guerreros no tienen un empleo regular,el cuidado de la casa,el hogar y los campos recaen en manos de las mujeres,los ancianos,y los miembros más débiles,delicados o enfermos de la familia"

El tipo de guerra que mantenía esta sociedad no tenía nada que ver con el tipo de luchas a vida o muerte entre Roma y Cartago,por ejemplo,donde el objetivo que perseguían ambos bandos era la destrucción total del enemigo.En la temprana sociedad germana,así como en muchas otras sociedades guerreras,las luchas eran casi un ritual que formaban parte de la vida.

                           La mayoría de las luchas entre familias o clanes eran la mayoría para acumular riquezas y prestigio,o exactas y calculadas venganzas a previas ofensas por parte del oponente,y entonces se procedía a su total derrota y destrucción.Las armas y las tácticas eran relativamente simples,y aunque en sus batallas había múltiples bajas,es poco probable que fueran masivas.

El contacto con los adelantados romanos tuvo muchos efectos en la sociedad germánica:la guerra,ciertamente,derivó más mortífera,las armas y el equipo fueron mejorados;y aquellos germanos que vivían próximos al Rhin se encontraron de repente a sí mismos teniendo que luchar para sobrevivir.Como resultado de esto,reducidas tribus y y clanes comienzan a aliarse en confederaciones como las de los francos o alemanni,y fueron de este modo capaces de atraer a su alrededor un gran contingente de hombres.

                 Muchos germanos sirvieron en los ejércitos de Roma,y muchos de ellos volvieron a sus tierras de orígen al terminar su servicio.Así,aquellos que habían obtenido riqueza y prestigio,eran elevados a una posición preeminente.Estos hombres también llevaron consigo las ideas y técnicas romanas de orden y control,así que no era nada sorprendente que los grandes líderes germanos,tales como Marobodus y Arminius,hubieran servido en el ejército romano.
                      Aunque estas ideas nunca pudieron imponerse por completo en una heroica sociedad guerrera como la que nos ocupa,el contacto con Roma produjo la erosión del sistema tribal,que iria siendo gradualmente vuelto a restaurar por hombres de gran riqueza y poder, quienes podían reunir un nutrido grupo de seguidores a través de lineas tribales y mantenerlos a través de las sucesivas batallas y avatares.Estos grandes hombres y sus seguidores evolucionaron en los reyes y nobles de la temprana sociedad medieval
                                     La primera cultura germánica de la que tenemos noticias se haya en la Escandinavia meridional, en la llamada península de Jutlandia y las tierras conocidas en la actualidad como Schleswig-Holstein. Hacia el 500 antes de nuestra era, se expande por la costa sur del Báltico, entre Weser y Oder, siguiendo la gran llanura centroeuropea que les permite llegar hasta el curso del Rhin, Turingia y la Baja Silesia. En este momento entran en contacto con los grupos celtas que habitaban esa zona y que fueron quienes probablemente les dieron el nombre de “germanos” que luego utilizarían ampliamente los autores romanos.

Desde el siglo III al I antes de nuestra era, continuaron esta migración hacia el sur y el oeste, empujando a los pueblos celtas fuera de su núcleo original (y provocando las migraciones celtas), continuando moviéndose por la zona hasta la conquista de la Galia en el 58-51 a.n.e. por Julio César, y la posterior organización del limes danubiano en Recia y Nórica hacia el 16-15 a.n.e. por Octavio Augusto.

                Desde este momento y hasta el reinado de Marco Aurelio, dejaron de ser una amenaza para el mundo romano, y también fue la época en la que los autores latinos realizan sus descripciones de estos pueblos (Estrabón, Plinio el Viejo, Tácito, etc).

En aquel entonces estarían ya establecidas las distintas ramas dialectales de los pueblos germanos:

-Hablas nórdicas/escandinavas y ósticas (gótico, burgundio, vándalo).

-Hablas wésticas (francos, alamanes, bávaros, lombardos).

-Hablas del Mar del Norte (anglos, sajones, frisones).

-Hablas de la zona del Elba.

                            También en esta época se establece la diferenciación entre los dos grupos germánicos principales: los germanos orientales de más allá del Elba y el Oder, y que estaba fuertemente influenciado por el mundo romano a nivel cultural debido a su contacto comercial continuado; y los germanos occidentales, entre el Elba y el Rhin, que no participaba del comercio y mantenía una cultura más arcaica.

sábado 26 de diciembre de 2009

Los pueblos Germánicos antes de las migraciones

Carecemos de fuentes escritas sobre los pueblos germánicos de la Protohistoria, ya que todas las que tenemos son externas, limitando ampliamente el conocimiento que se pueda tener (a partir del tercer milenio antes de nuestra era, que es cuando aparecen los primeros grupos que se podrían denominar propiamente “germánicos”).


La primera cultura germánica de la que tenemos noticias se haya en la Escandinavia meridional, en la llamada península de Jutlandia y las tierras conocidas en la actualidad como Schleswig-Holstein. Hacia el 500 antes de nuestra era, se expande por la costa sur del Báltico, entre Weser y Oder, siguiendo la gran llanura centroeuropea que les permite llegar hasta el curso del Rhin, Turingia y la Baja Silesia. En este momento entran en contacto con los grupos celtas que habitaban esa zona y que fueron quienes probablemente les dieron el nombre de “germanos” que luego utilizarían ampliamente los autores romanos.

Desde el siglo III al I antes de nuestra era, continuaron esta migración hacia el sur y el oeste, empujando a los pueblos celtas fuera de su núcleo original (y provocando las migraciones celtas), continuando moviéndose por la zona hasta la conquista de la Galia en el 58-51 a.n.e. por Julio César, y la posterior organización del limes danubiano en Recia y Nórica hacia el 16-15 a.n.e. por Octavio Augusto.

Desde este momento y hasta el reinado de Marco Aurelio, dejaron de ser una amenaza para el mundo romano, y también fue la época en la que los autores latinos realizan sus descripciones de estos pueblos (Estrabón, Plinio el Viejo, Tácito, etc).

En aquel entonces estarían ya establecidas las distintas ramas dialectales de los pueblos germanos:

-Hablas nórdicas/escandinavas y ósticas (gótico, burgundio, vándalo).

-Hablas wésticas (francos, alamanes, bávaros, lombardos).

-Hablas del Mar del Norte (anglos, sajones, frisones).

-Hablas de la zona del Elba.

También en esta época se establece la diferenciación entre los dos grupos germánicos principales: los germanos orientales de más allá del Elba y el Oder, y que estaba fuertemente influenciado por el mundo romano a nivel cultural debido a su contacto comercial continuado; y los germanos occidentales, entre el Elba y el Rhin, que no participaba del comercio y mantenía una cultura más arcaica.

Gracias a este comercio establecido a lo largo de la llamada “ruta del ámbar” (entre Aquilea y las bocas del Vístula en el Báltico, pasando por Carnuntum), se facilitó el establecimiento entre los grupos germánicos orientales de distintas técnicas de agricultura desarrolladas en el Imperio Romano, el que los germanos pudiesen acceder al ejército imperial como mercenarios, la aparición del primer alfabeto rúnico germánico (el Elder Futhark) en la zona de Dinamarca hacia el siglo II, la adquisición de objetos de lujo y ciertos comportamientos sociales entre las clases altas germánicas, así como una organización política más compleja que la que poseían hasta aquel momento.  Los germanos orientales tuvieron también la ventaja de contar con un campo de expansión hacia el sudeste que fue uno de los factores que influyó en las conocidas como migraciones del siglo III, sumándose al debilitamiento del Imperio Romano y el inicio de su gran crisis económica. Los godos se movieron hacia el sudeste a través de las tierras bañadas por el Danubio y la actual Ucrania; los vándalos y los burgundios fueron hacia el sudoeste, provocando que las tribus germánicas del Elba (quados y marcomanos) atravesaran por primera vez la frontera romana hasta el Mar Adriático en el 166. A lo largo del siglo siguiente surgieron en la frontera del Rhin las confederaciones de los alamanes y los francos, que invadirían el territorio romano entre el 254 y el 278, aunque fueron repelidos con grandes esfuerzos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada