lunes, 28 de noviembre de 2011

Gaivs Ivlivs Caesar... Julio César

Su nombre original Gaivs Ivlivs Caesar -Gayo Julio César-, pero ya con el culto al emperador bien sólido en Roma a partir del 42 DC pasó a ser conocido como "IMP C IVLIVS CÆSAR DIVVS" -Imperador Gayo Julio César el Divino-. Gayo Julio César es bajo el nombre que nosotros lo identificamos popularmente,consul  Dentro de las cualidades y características de esta inmensa persona hay algo de lo que podemos estar seguros, y es que César pasa a la historia como otros pocos hombres lo han hecho. Durante siglos fue modelo a seguir de aquellos que soñaron obtener el poder total y absoluto. Podemos decir que para la historia César fue un grande entre los grandes, proclamado y luego divinizado por Augusto, sería puesto al lado de Apolo introduciéndolo así como un dios en la mitología Romana, pero son sus acciones en la Tierra las que nos perplejan y asombran aún dos milenios después de ser cometidas.En búsqueda de incrementar sus conocimientos César llega a Rodas para estudiar retórica y filosofía bajo la tutela de Apollonius Molo. Luego de concluidos estos estudios César vuelve a Roma para así continuar con su carrera política. En el 73 AC es elegido pontífice máximo -Pontifex Maximus, máxima autoridad religiosa..consul  Las Galias otorgaban diferentes beneficios tanto económicos como estratégicos a Roma, y tácticamente era invaluable a las ambiciones de César. Teniendo en cuenta su proximidad a Roma y condición de estado fronterizo, así como puerta de entrada terrestre a la península itálica, era fundamental pacificar estas fronteras, ya que cuando estas se encontraban en guerra o rebelión estos hechos alteraban fuertemente la estabilidad de la península. Entre otras ventajas que las Galias otorgaban se encontraba principalmente la cantidad de hombres que daban una facilidad de reclutamiento muy buscada, e igual de importante así era el que estas tierras conformaban el trampolín de intervención a los territorios bárbaros.Roma se vio introducida en este conflicto, o mejor dicho César contó con la excusa perfecta para introducirse, cuando los Helvecios -Helvetii- quienes entraban por Autun y poco después los Suevos -tribus germánicas lideradas por el rey Ariovisto- cruzando el Rhin con intenciones bélicas y de saqueo, iniciaran una guerra a gran escala contra las tribus celtas de las Galias. Según nos relata el mismo César la horda era masiva, pero más de la mitad de esta estaba conformada por niños y mujeres que acompañaban a los guerreros, junto con sus posesiones materiales. César fue su propio cronista, sus relatos coloridos y detallados junto con ilustraciones -De Bello Gallico, es como se llama dicha obra- enriquecieron y agrandaron los conocimientos que hoy no solo tenemos de su persona sino también de su obra.

Vencidos los helvecios y los germanos César marcha con sus legiones hacia el norte, 57 AC. Tras conquistar diferentes ciudades y pueblos César concurre a Lucca, eventos que mencionamos anteriormente, y obtiene una fuerza necesaria para conquistar sus planes de conquistar Britania -los cuales tenían un simbolismo especial ya que cometería en Occidente lo mismo que Pompeyo ya hiciera en Oriente, conquistar los límites del mundo conocido-. La conquista de Britania, planeada para el 55 AC tuvo que esperar debido a una nueva invasión germana, la cual sería rápidamente reprimida. Una vez solucionados los conflictos con las hordas invasoras César desembarca en Britania con dos legiones y somete a las tribus de Kent. Invasión que bajo ningún motivo fuera exitosa y que obligaría a César a replegarse bajo la necesidad de reformular su estrategia y reorganizar sus tropas. Fracasando en el primer intento pero logrando invadirla en su segundo intento, llegaría en el 54 AC al valle del Támesis, 54 AC. Conquistando gran parte del territorio Británico.
 Pero la situación en la Galia no era calma ni mucho menos pacífica, las tribus galas querían su libertad y no convertirse en un protectorado como así lo esperaban las fuerzas romanas que se encontraban ocupando dichas regiones. Diferentes ataques esporádicos en distintos puntos pertenecientes a las tropas romanas, entre ellos fuertes militares, comenzaron a ocurrir y a escalarse entre si. Siendo un desencadenante y el ataque de mayor magnitud el llevado a cabo por Ambiorix -rey de los Eburones- quien saqueó y quemó el campamento romano en Atuatuca. Tal vez conscientes de las dificultades que César sufría políticamente en Roma, y con la seguridad de que saldrían vencedores dadas ciertas ventajas estratégicas, las diferentes tribus celtas decidieron unirse e ir a una guerra en escala mayor. Fue el jefe Arverno Vercingétorix el encargado de dirigir las fuerzas galas, ya que contaba con el título de jefe de todas las tribus. Luego de una serie de crudas y sangrientas batallas, Vercingétorix se vería obligado a refugiarse en Alesia, donde César lo finalmente venció y capturó, tras ordenar su cautiverio, reteniéndolo prisionero durante 6 años, decretaría su ejecución durante su pompa triunfal.
                                        final de cuentas en la Galia Los conflictos habrían durado entre el 58 a.C. al 51 AC. Varias de estas batallas y combates darían como resultado más de 3 millones de muertos, un millón de esclavos, de entre cientos de pueblos conquistados y dejando a Roma como reina indiscutida de Europa junto a César quien no se quedaría atrás y mediante el saqueo de increíblemente opulentos templos Druidas, y una cantidad inconmensurable de esclavos se convertiría en uno de los hombres más ricos y prestigiosos del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada