sábado, 13 de octubre de 2012

Pollentia..capital romana


POLLENTIA
CAPITAL DEL IMPERIO ROMANO EN LAS BALEARES






Pollentia, la ciudad romana que emergió en una bella isla del mediterráneo, más próxima que otras a la península ibérica; cuenta con una de las histórias más admirables de la Hispania Citerior. Situada al NE de la isla de Mallorca, Pollentia contaba entre 16 y 18 ha. de historia romana. Muy poco conocida entre las ciudades del viejo imperio, merece ser visitada.

En el 123 a.C. Qvintus Caecilivs Metellvs, Cónsul y General Romano, fue el encargado de limpiar el archipiélago de piratería que abundaba por sus costas. Una vez conquistada la isla, entró por la bahía de Alcúdia, al este de la famosa ciudad de Bocchorum.

Fundó la ciudad de Polléntia (“La Poderosa” o la ciudad del “Poder”) a orillas de la bahía que hoy conocemos como la Bahía de Alcúdia y la empezó a poblar con 3.000 colonos venidos principalmente de la península. Mandó construir una bella ciudad con su foro en la que se encontró edificios para funciones jurídicas, administrativas, comerciales y religiosas.

Introdujo la elaboración del vino y del aceite de oliva, llegando a tener en su puerto un lugar de atraque con más tradición comercial de la mediterránea occidental.

Cerca de donde pudo haber la orilla del mar, se construyó un teatro para unos 1.500 espectadores. A tan solo medio kilómetro de la actual ciudad, el teatro aún conserva elementos básicos como la cávea, las gradas, la orquesta y la escena. Al ser invadida la ciudad por los vándalos en el siglo IV d.C, el teatro quedó en desuso y fue abandonado. Posteriormente fue utilizado como neocrópolis, excavándose tumbas trapezoidales en la scaena y en la cavea superior.

EXCAVACIONES EN LA CIUDAD Y TEATRO:

Los primeros hallazgos se remontan al siglo XVII cuando ya aparecían restos antiguos. Se empezaron a estudiar, pero no seria hasta el siglo XX que se empezaría a rescatar y a catalogar lo que fue esta ciudad romana, capital del Imperio Romano en las Baleares; la única que hoy en día se puede visitar en el archipiélago.

En las excavaciones realizadas en la ciudad romana en 1980 surgieron el templo- capitolio, un pórtico, y detrás de la cual se sitúa una línea de tiendas y un edificio que tal vez correspondiera a la curia o bolsa. También se hallaron numerosas inscripciones honoríficas, hoy algunas expuestas en el Museo Monográfico de Polléntia situada en la calle St. Jaume de Alcudia dentro de lo que fue en su día, en la época medieval, el viejo hospital y que pronto se trasladará a un edificio medieval que será rehabilitado y donde estuvo el museo hasta los años 80.

Anteriormente en las primeras excavaciones de los años 50 y los dos primeros años de los 60, se hallaron parte de un barrio al Norte de la ciudad romana, se hallaron restos como un casco y antebrazo de un gladiador, ornamentos en hueso y marfil. Algunas joyas romanas, vidrio, esculturas, cerámicas, piezas para decorar, piezas para telares y piezas para pesca, como monedas de diferentes años. También en el museo se puede contemplar esculturas de mármol blanco, como la de Thoracato (general romano vestido con coraza) o la de una matrona romana.

Se pudo rescatar tres casas de la zona residencial (conocidas actualmente con el nombre de Casas de la Portella, Casa de los dos Tesoros y la Casa de la Cabeza de Bronce) y parte de la muralla romana del siglo I d.C. que hoy en día podemos aún admirar.

En una de ellas el la casa de los dos Tesoros (domus romana) se halla un impluvium, un triclinium, un atrium, cubiculas, y tablinium. Una parte de esta casa era zona de tiendas que eran alquiladas por el propietario de esta casa para el comercio. Se aprecia dos vías o calles que separan estas tres casas romanas. En las cercanías de Pollença (población vecina de la Sierra de la Tramuntana mallorquina) hubo la construcción de un acueducto con un sistema increíble de canalización que conducía las frescas aguas de Ternellas hasta el Foro Romano.

Hoy en día casi inexistente. También en Pollença aún se puede visitar un pequeño puente romano que merece la pena visitarlo.

Las excavaciones realizadas en el teatro romano en el año 1952 por la Fundación norteamericana Bryant, se pudo comprobar que los estudios previos a la misma en la se pensaba que era un anfiteatro o un teatro griego, eran falsos. Su estructura que aún se conserva bastante bien a través de los tiempos, nos confirma que era un teatro. Sus gradas o cavea donde se sentaba el público es de planta semicircular. En ella se ve claramente la división en tres partes, la prima cavea, la media cavea y la summa cavea, destinadas a la primera fila, la filera del medio y la de la parte superior. Tres hileras de escaleras sencillas daban acceso al recinto.

La orquesta u orchestra era semicircular y se sitiaba entre las gradas y el escenario. El scanea o escena era de planta rectangular y estaba a una altura algo más elevado que la orquesta.

Según los estudios realizados, en la parte de la escena, presenta cinco agujeros para encajar una plataforma de madera, donde los actores representaban sus escenas.

Testigos de su história fueron: Estrabón, Plinius el Viejo, Polidorius Vergilius, Titus Livius, entre otros, que dejaron constancia de su esplendor en sus crónicas, escritos o libros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada