jueves, 31 de mayo de 2012

La escuela de Aristoteles


Tras la muerte de Aristóteles la filosofía entra en su primera gran crisis y proliferan las escuelas con sus diferentes doctrinas que prometen un ideal de felicidad.
La escuela cínica, con Antístenes a la cabeza, afirmaba que la felicidad no depende de cosas externas que a la larga te harán infeliz.
Los estoicos de Zenón de Citio, negaban la metafísica y sólo creían en la materia. Eran materialistas, por lo tanto.
Los epicúreos, que deben su nombre a su fundador, Epicuro, decían que la felicidad estaba en el placer. Tienen una finalidad ética y persiguen el ideal del sabio.
Por helenismo también llamado periodo alejandrino entendemos esa época de unos 300 años donde se produce una convivencia de religiones distintas en una suerte de sincretismo. Se trata de un periodo de transición entre la antigüedad clásica y el poderío romano y una etapa de agotamiento que cierra una época dorada: mueren dos gigantes, uno militar, Alejandro Magno que había unificado la civilización griega con Egipto y Siria; y el otro filósofo, Aristóteles, el primer gran sistematizador de la filosofía griega. Con la desaparición de ambos gigantes se produce la desintegración de la polis y la primera crisis de la filosofía.
La lógica de Aristóteles es una de las herramientas (si no la más importante) de las más importantes en la historia de la filosofía. Todo tiene que ser organizado en la naturaleza para comprenderla y a través de ese orden realizamos el gran inventario de los seres que la pueblan: animales, vegetales, minerales. Y Aristóteles se dio a la tarea de dividir los fenómenos y objetos de la naturaleza. A través de ciertos silogismos, entre otras utilidades, podemos llegar a conocer las cosas que ocurren y a poder encuadrarlas en sus respectivas categorías. Al final de la cadena de causas y efectos sobre todo lo que se mueve, está la causa primera y final del universo, el motor inmóvil, Dios.
Las formas son como las cualidades de las cosas para Aristóteles: la idea de gallina no es antes que la gallina, como entendía Platón. Todo lo que tenemos en nuestra consciencia nos viene a través de los sentidos, dirá Aristóteles. Por lo tanto, el ser humano no viene a este mundo con ideas de las cosas.
Materia y forma. La materia es el material del que se hacen las cosas. Y la forma son las propiedades específicas de esa cosa. Todo tiene una posibilidad de convertirse en otra cosa, por ejemplo un huevo de gallina tiene la posibilidad de convertirse en una gallina si bien no todos los huevos llegarán a ser gallinas. Tampoco un huevo de gallina tiene la posibilidad de convertirse en avestruz. De manera que en la forma están encerradas las cualidades de cada cosa.
Para Aristóteles además de las causas corrientes sobre el cómo algo sucede en la naturaleza había una causa final, es decir, el motivo oculto o intención que hay detrás de todo suceso. Las plantas crecen para que los seres humanos coman, pensaba Aristóteles, y a eso llamaba causa final.
Platón y Aristóteles fueron dos gigantes del pensamiento. Pero mientras Platón estuvo toda su vida ocupado con los moldes fijos del mundo de las ideas, Aristóteles se interesó por los cambios que se producían en la naturaleza. Mientras Platón desdeñaba lo que ocurría a su alrededor en el mundo de los sentidos por engañosos y poco fiables, Aristóteles se entregó al estudio de caballos, peces y amapolas. Nada hay en la mente que no haya estado antes en los sentidos, diría Aristóteles. Para Platón era justo al revés.
Ética, política y ciencia también fueron desarrollados por el gigante del pensamiento que fue Aristóteles y Sofía se daba cuenta de que iba creciendo en conocimiento y tomando una buena base para la reflexión personal. Los tres pilares de la ética de Aristóteles son bien, felicidad y virtud. También definió al hombre Aristóteles como un animal político, es decir, como un ser que para desarrollarse en plenitud necesita relacionarse con sus congéneres. Con lo que no estaba de acuerdo Sofía era con la controvertida idea que Aristóteles tenía sobre la mujer como un hombre imperfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada